Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Manos a la Obra

Manos a la Obra

Restricciones industriales del PPDA de Concón, Quintero y Puchuncaví.



Por fin. El sábado 30 de marzo entró en vigencia el Plan de Prevención y Descontaminación (PPDA) de las comunas de Concón, Quintero y Puchuncaví. Esto, siete meses después del inicio de una serie de episodios de contaminación en la zona, que motivaron a las autoridades a adoptar definiciones concretas afrontar la crisis socio-ambiental de la zona.

Así, a fines de agosto de 2018 el Presidente Sebastián Piñera anunció la elaboración del plan destinado a mejorar la situación de este territorio y su población, afectados durante más de cinco décadas por las operaciones de un parque industrial conformado casi una veintena de empresas y constituido en una época en que en el país no existían las regulaciones ambientales debidas.

El PPDA, que había sido retirado de la Contraloría en febrero, fue corregido y reingresado a fines de ese mismo mes, hasta que el organismo tomó razón del instrumento y lo publicó en el Diario Oficial.

Como objetivo global, las medidas del PPDA apuntan a sacar de la condición de zona saturada a esas tres comunas de la región de Valparaíso, en un plazo de cinco años, y que en el mismo plazo se alcance el pleno cumplimiento de las normas de calidad del aire.

Para ello, impone fuertes reducciones en las emisiones contaminantes permitidas para las empresas que integran el parque industrial. Y, especialmente, a los tres principales emisores: la fundición y refinería de cobre de la División Ventanas de Codelco; el complejo termoeléctrico de AES Gener y la refinería Aconcagua de ENAP. Éstas, en conjunto representan el 76% de las emisiones de material particulado (MP); el 99% de las emisiones de dióxido de azufre (SO2) y el 81% de las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx).

Reducciones y episodios críticos

Para Codelco Ventanas, hasta antes de la publicación del plan la emisión máxima permitida era de 1.000 toneladas al año (ton/año) de material particulado, lo que bajará a 89 ton/año de MP al tercer año desde la publicación. Es decir, una disminución del 91%. Eso sí, desde el 30 de marzo la compañía puede emitir solo 104 ton/año de material particulado (ver tabla 3).

Respecto al dióxido de azufre, la cuprífera disminuirá en tres años el 35% de sus emisiones respecto a lo máximo permitido previo a la publicación del PPDA (ver tabla 3).

En el caso de AES Gener, las metas de reducción de emisiones al tercer año, con relación a lo permitido antes de la vigencia del PPDA son de 75% para material particulado; 40%, para el dióxido de azufre, y 32%, para emisiones de óxidos de nitrógeno (ver tabla 2).

Para ENAP, en tres años tendrá que disminuir en 75% las emisiones de material particulado y en 20% las de óxidos de nitrógeno. A su vez, tiene la obligación, al tercer año, de bajar en 48% las emisiones de dióxido de azufre respecto a lo máximo permitido previo a la publicación del plan (ver tabla 4).

Además, el PPDA considera la implementación de un Plan de Gestión de Episodios Críticos (GEC) que permitirá prevenir y controlar oportunamente situaciones que afecten la salud de la población. Esto, a través de instrumentos que la autoridad aplicará para dictaminar la reducción de emisiones según lo establecen los planes operacionales de las empresas, en caso de que los pronósticos diarios de ventilación así lo recomienden.

Para los COVs

Desde el 21 de agosto de 2018, el territorio poblado del parque industrial de Puchuncaví-Quintero sufrió una serie de episodios tóxicos que dejaron un saldo de más de 1.000 personas con síntomas de intoxicación por emanaciones de la industria, que debieron ser atendidos en servicios de urgencia.  

Lea este artículo completo en InduAmbiente 157 (marzo-abril de 2019), páginas 48 a 52.