Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Con los Años Contados

Con los Años Contados

Descarbonización de la matriz eléctrica terminaría en 2040.



Más de 80 mil habitantes, 28 años de vida y 21 km2 de superficie. Tres características principales de la comuna de Cerrillos, “capital ambiental” de Chile durante el 2019. Denominación lógica, considerando que entre el 2 y 13 de diciembre su Parque Bicentenario acogerá la 25ª Conferencia sobre Cambio Climático, COP25.
 
Pero eso no es todo. Seis meses antes, a principios de junio, se concretó allí un esperado anuncio: el cronograma inicial de cierre de las centrales termoeléctricas a carbón, el cual será, sin duda, relevado por nuestro país en el evento planetario de fin de año.

En el contexto de la Ruta Energética impulsada por la actual administración, la medida contempla el retiro de ocho centrales a carbón al 2024 y el cierre total del parque al 2040, con miras a un objetivo mayor: que Chile sea carbono neutral en torno al 2050. Lo anterior, tras un acuerdo voluntario entre el Gobierno y las empresas ENEL, Engie, Aes Gener y Colbún, responsables del 100% de la generación eléctrica con este combustible.

Las unidades dejarán de aportar energía eléctrica en virtud de un cronograma que establece el retiro de los primeros 1.047 MW, de las ocho centrales más antiguas, al 2024. Tales instalaciones se ubican en las comunas de Iquique (1), Tocopilla (4), Puchuncaví (2) y Coronel (1), y representan en su conjunto un 19% del total de la capacidad instalada de centrales a carbón.

El proceso de “desconexión” de las carboneras al sistema eléctrico nacional partió el 7 de junio último, con el fin de las operaciones de las unidades 12 y 13 de la Central Tocopilla, emplazadas en la misma comuna de la Región de Antofagasta. Ambas plantas, de propiedad de Engie, tenían una capacidad instalada conjunta de 171 MW y entraron en servicio entre los años 1983 y 1985.

Para alcanzar la meta de largo plazo, el Ejecutivo y las empresas acordaron conformar nuevas mesas de trabajo cada cinco años para establecer calendarios específicos de retiro de centrales, dando cuenta de los impactos económicos, sociales y ambientales de esta decisión.

Hito Histórico

Como era de esperar, apoyos y críticas generó el anuncio del Ejecutivo. En  representación de éste, la Ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, comenta que “el retiro de las centrales a carbón es un hito histórico para el cuidado del Medio Ambiente. Chile, un país cuya matriz energética depende en un 40% del carbón, alcanzó un acuerdo único para retirar de operación sus 28 centrales de carbón de aquí al 2040. Con esto, nuestro país da un ejemplo de nivel mundial en la lucha contra el cambio climático y la transición hacia el desarrollo sostenible”.

¿Cómo se planea reemplazar toda la generación a carbón? Susana Jiménez, Ministra de Energía, da la respuesta: “Los avances tecnológicos hacen posible sustituir gradualmente las centrales a carbón con otras que son renovables y competitivas, las cuales están altamente disponibles en nuestro país, tal como son las energías provenientes del sol, el viento, la tierra y el agua”, detalla.

En la misma línea, Claudio Seebach, Presidente Ejecutivo de Generadoras de Chile, plantea que este “acuerdo voluntario es una acción concreta para enfrentar la crisis climática. Para llegar a ser carbono neutrales tenemos que seguir dos grandes caminos: Avanzar en energías renovables, llegando a al menos un 75% de participación en el sistema eléctrico en 2030, y electrificar los procesos industriales, hogares y transporte, plasmando un sistema de buses públicos 100% eléctrico a ese año”.

Avance Insuficiente

Insuficiente, impresentable y otros duros términos utilizaron representantes de organizaciones preocupadas del medio ambiente y parlamentarios de oposición para calificar el acuerdo.

Lea este artículo completo en InduAmbiente 158 (mayo-junio 2019), páginas 44 a 46.