Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Alivio en el Campo

Alivio en el Campo

Soluciones para reducir el esfuerzo físico de los trabajadores agrícolas.



El trabajo en el campo muchas veces impone una fuerte carga física, más aún cuando se trata de agricultores que no cuentan con maquinaria o equipos de apoyo para sus labores. Esto, a la larga, puede dañar su salud y calidad de vida.

Para ayudar a solucionar esta problemática, estudiantes de la Facultad de Diseño de la Pontificia Universidad Católica (PUC), con el apoyo de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), desarrollaron innovadores prototipos que permiten aliviar algunas tareas que se efectúan habitualmente en el campo, como las que se presentan a continuación.

Siembra, Abejas y Más

El foco de trabajo estuvo en faenas de productores pequeños, con poca tecnología y ejecutadas principalmente por adultos mayores de 40 años.

Tras contactarse con los agricultores e identificar sus necesidades, los alumnos dieron vida a varias iniciativas interesantes, relacionadas con distintos rubros del sector agrícola nacional, entre los cuales destacaron los siguientes tres proyectos:

•    Agrocinta: Consiste en una tira de papel biodegradable con semillas en su interior que se coloca dentro de las zanjas de cultivo y permite al agricultor ejecutar las labores de plantación en forma erguida. Esto evita las molestias físicas causadas por posturas corporales inadecuadas y ayuda a optimizar la producción.

Valentina Carrasco, estudiante de tercer año de diseño PUC que participó en esta innovación, destaca: “Actualmente la plantación, por ejemplo de cebollines, se hace en una postura muy curvada, porque los agricultores no lo pueden realizar de otra manera y están todo el día en una posición incómoda e incorrecta. Con la Agrocinta lo único que debe hacer el agricultor es arrastrarla por los surcos y cambiar los rollos cada dos camellones”.

La Dirección de Transferencia y Desarrollo de la Universidad comenzó el proceso para patentar este invento.

•    Cosechadora de papas: Es una máquina que permite recoger estos vegetales sin tener que agacharse, reduciendo el esfuerzo físico de los agricultores. En su forma y funcionamiento es similar a una cortadora de pasto: cuenta con un sistema de aspas que se mueven a la inversa del sentido en que se empuja y van levantando las papas desde el suelo dejándolas en un cajón que va en la parte posterior.
Esta innovación también está en proceso de obtener la patente por parte de la Universidad Católica.

•    B-Slide o Colmena 2.0: Este prototipo plantea un rediseño de las colmenas tradicionales conformadas por tres cajones con alzas horizontales, que pesan aproximadamente 40 kilos cada uno. Esta estructura genera un problema: para revisar los niveles inferiores se deben mover las alzas superiores.

Alivio en el Campo 550x350La apertura lateral de la colmena B-Slide favorece la postura ergonómica del apicultor.

Para aliviar ese esfuerzo físico, un grupo de estudiantes de la PUC inventó un modelo de colmena en que las alzas cuentan con marcos y se abren de manera lateral facilitando el trabajo de los apicultores, muchos de los cuales son mayores de 45 años y sufren de problemas lumbares o en articulaciones como hombros, codos y rodillas. “B-Slide es ideal para la postura ergonómica del apicultor. No se ve perjudicada la columna del trabajador y se simplifican las maniobras de traslado de las colmenas”, sostiene Sofía López, quien fue parte del equipo creativo. La estudiante añade: “Con nuestro diseño, las abejas se estresan menos porque no les llega tanta luz y no es necesario aplicar tanto humo”.

Buena Experiencia

El desarrollo de estas innovaciones ha sido muy bien valorado por los agricultores y por quienes participaron de este proyecto.

Álvaro Eyzaguirre, Director Ejecutivo de la FIA, plantea al respecto: “Es sumamente importante que nos hagamos cargo de las problemáticas más cotidianas que tienen nuestros productores día a día, sobre todo de quienes realizan labores físicas propias de la producción agrícola, lo que implica un desgaste físico importante”.

En tanto, para el Subdirector Académico de Escuela de Diseño de la PUC, Andrés Villela, la alianza con la Fundación para la Innovación Agraria ha sido una instancia muy interesante, “ya que nos ha permitido salir de nuestra zona de confort de la sala de clase y empatizar con el mundo agrícola, conocer su realidad e interpretar sus necesidades y a partir de eso crear soluciones”.

Artículo publicado en InduAmbiente N° 161 (noviembre-diciembre 2019), págs. 92-93.