Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Diligencia Necesaria

Diligencia Necesaria

Conozca las implicancias y ventajas de la Due Diligence Ambiental.



Si usted comenzó a leer este artículo con la aspiración de encontrarse con detalles de un caso real de due diligence, le tenemos malas noticias: los procesos así llamados son confidenciales.

Lo que sí podemos contarle es que se trata de “auditorías que se realizan generalmente de manera preventiva, ya sea en procesos de adquisición de empresas y/o instalaciones, o cuando las compañías titulares de proyectos deciden verificar el nivel de cumplimiento de sus obligaciones ambientales. En la práctica, es un procedimiento que se utiliza mayormente para evaluar el estado de cumplimiento de las normas y permisos ambientales y sectoriales aplicables, analizando y evaluando los posibles riesgos que podría asumir un posible comprador o el actual titular de proyectos de inversión”, explica Pedro Lagos, abogado encargado del área Ambiental del estudio Arteaga Gorziglia.

Es un servicio que ofrecen numerosas empresas de consultoría ambiental y estudios de abogados, los cuales coinciden en que su aplicación permite detectar posibles pasivos o daños ambientales, permitiendo ajustar el precio de venta, exigir garantías y eliminar responsabilidades preexistentes.

“Como consecuencia de la auditoría, el comprador puede cuantificar los aspectos ambientales de la inversión y si éstos afectarían su negocio y de qué manera minimizar el impacto”, aseguran en la consultora GB Cinco Ambiental.

Distintas etapas

Un due diligence ambiental consta de distintas etapas. La primera, indica Lagos, consiste en la identificación de la o las instalaciones de un proyecto o empresa que serán evaluadas, así como la recopilación de los permisos ambientales y sectoriales a los cuales dichas plantas industriales están sujetas. Agrega: “Luego, se analizan las obligaciones contenidas en los distintos permisos vigentes, y se revisa si se han realizado fiscalizaciones o formulado cargos en contra del titular de el o los proyectos de inversión en estudio. Con toda la información recopilada, idealmente se deben realizar visitas a terreno para verificar desde un punto de vista técnico y, de manera presencial, que las obligaciones contenidas en los distintos permisos ambientales y sectoriales se han cumplido a cabalidad. Finalmente, se elabora un informe en el que se identifican las contingencias y se recomiendan las posibles soluciones a adoptar”.

Otra explicación precisa que la aplicación de esta herramienta parte con un diagnóstico inicial, que implica el análisis documental de los aspectos ambientales del activo inmobiliario a valorar. Enseguida viene la investigación exploratoria de las instalaciones para corroborar las necesidades de actuación. Se centrará en el estudio de los siguientes ámbitos: Residuos generados y forma de gestión, emisiones a la atmósfera, consumo de agua y energía, efluentes líquidos, ruidos molestos, calidad y contaminación de suelos, almacenamiento y existencia de sustancias peligrosas, presencia de PCBs y áreas protegidas. Siempre que sea posible, esta labor debe incluir entrevistas a personas clave de la empresa y/o instalación.

2 - 550x350 - DiligenciaLa confianza, el respeto mutuo y la confidencialidad son aspectos claves del proceso.

En esta fase se parte con la evaluación de los riesgos y el cálculo de los costos derivados de la responsabilidad ambiental, entregándose recomendaciones al cliente que se valoran desde el punto de vista económico.

Por último, se entrega un informe al solicitante que contendrá las conclusiones más relevantes, la identificación precisa de los riesgos y una cuantificación económica aproximada de lo que deberá invertir en caso de realizar la adquisición de los activos industriales. Esto, para su adecuación a la normativa ambiental aplicable y poder reducir las externalidades ambientales negativas.

Numerosos beneficios

Las ventajas de realizar un due diligence ambiental son variadas. La principal, ya sea desde el punto de vista de un potencial comprador como del actual titular del proyecto, “es conocer posibles brechas entre el contenido de las obligaciones de carácter ambiental y el actual estado de cumplimiento, de manera de poder evaluar los posibles riesgos y adoptar las medidas necesarias para eliminar los incumplimientos existentes”, revela el abogado de Arteaga Gorziglia.

Añade que este instrumento permite también adoptar medidas corporativas que incidan en un mejor y más eficiente cumplimiento en materia ambiental. Y en el caso de proyectos en etapas tempranas de desarrollo, “hace posible determinar su viabilidad técnica, legal y económica”, afirma.

Este conjunto de beneficios hace que las due diligence ambientales, pese a su carácter voluntario, sean altamente recomendables de realizar en centrales hidroeléctricas, termoeléctricas, eólicas y solares, así como en faenas mineras y operaciones industriales en general.

3 - 550x350 - DiligenciaSe recomienda realizarla en centrales hidroeléctricas, termoeléctricas, eólicas y solares, así como en faenas mineras y operaciones industriales en general.

Por las bondades mencionadas es un servicio muy requerido. “Como ya señalé, en cada proceso de adquisición de empresas o proyectos de inversión es común realizar este tipo de auditorías para conocer las obligaciones medioambientales, su grado de cumplimiento, las posibles contingencias y los costos asociados a las mismas, información clave para la negociación. Asimismo, y en forma cada vez más recurrente, las empresas lo están contratando de manera preventiva, para estar al tanto del estado de avance y cumplimiento en materia ambiental. Esto, muchas veces, les permite adelantarse a potenciales procesos de fiscalización y sanción por parte de la autoridad ambiental”, plantea Pedro Lagos.

Artículo publicado en InduAmbiente N° 162 (enero-febrero 2020), pág. 70-72.