Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Remedio para los Suelos

Remedio para los Suelos

Proponen mejoras para sitios más contaminados en Región de Antofagasta.



Playa Las Petroleras en Antofagasta; Mina Sierra y Planta Hasser en Sierra Gorda; Planta Lado ENAMI, Trapiche Cabezal Sur, Quebrada El Hueso, Trapiche Carlos Martínez y Caleta Hueso, Relave Sotramin y Playa Atacama, en Taltal; Planta de Flotación en Tocopilla; y Azufrera Putana en San Pedro de Atacama. Esos son los sitios de la Región de Antofagasta cuyos suelos presentan mayor amenaza de contaminación por metales pesados para la población.

Así lo señala un completo estudio de riesgo ambiental en suelos abandonados efectuado en esta zona del país, por mandato del Gobierno Regional y coordinado por la Seremi del Medio Ambiente. El trabajo técnico, a cargo de las empresas WSP y Emgrisa, analizó más de 250 lugares con potencial contaminante identificando los que representan más peligro para el entorno humano y natural, la mayoría asociados a ex faenas mineras.

Para cuatro de esos casos se planteó un programa de remediación que requiere un presupuesto superior a los 7.500 millones de pesos, además de otros 247 millones para sensibilizar a la población en relación a esta problemática y difundir los resultados de la remediación y posterior monitoreo.

550x350 Remedio para los suelosAzufrera Putana fue uno de los sitios donde se evaluaron los riesgos ecológicos.

Las autoridades esperan conseguir esos recursos considerando los beneficios que la recuperación ambiental de esos terrenos tendría para la Región. Rafael Castro, seremi del Medio Ambiente de Antofagasta, indica al respecto: “La remediación de estos sitios priorizados disminuirá el riesgo a la salud de la población aledaña y generará nuevos espacios para ponerlos al servicio del territorio y de la población”.


Evaluación de riesgos

El estudio se desarrolló durante un periodo de 21 meses. Su objetivo general fue “evaluar el riesgo ambiental de los suelos con potencial presencia de contaminantes (SPPC) de la región y diagnosticar preliminarmente fuentes activas, de manera tal de establecer acciones para prevenir, mitigar, controlar o corregir la exposición y los efectos o impactos negativos en la salud de la población y ecosistemas”. Este trabajo se ejecutó de acuerdo a los parámetros establecidos en la guía metodológica elaborada por el Ministerio del Medio Ambiente para estos fines.

La primera etapa consistió en diagnosticar los sitios y fuentes activas a nivel regional que, por sus actividades, pueden contaminar los suelos. Tras una identificación preliminar de 875 sitios, se priorizó el análisis de 258 por su cercanía con la población y/o la posible afectación a sistemas hídricos o ecosistemas sensibles. Tras visitar la mayoría de ellos, se establecieron 58 sitios de alta jerarquía para el análisis y se identificaron otros 53 como sitios inactivos o abandonados (sin actividad ni plan de cierre adecuado). Entre estos últimos se definieron 21 sitios como SPPC, en los cuales se realizaron estudios y análisis para confirmar su grado de contaminación.

En una etapa posterior, se realizaron evaluaciones de riesgo para la salud de las personas en 15 sitios de la Región: la población Licancabur en San Pedro de Atacama, Mina Sierra, Planta Frente Mantos de Luna, Planta Hasser, Planta de Flotación, Playa Las Petroleras, Minera Polan, Depósito de Cenizas 1 en Tocopilla, Faena Taltal, Planta Lado ENAMI, Quebrada el Hueso, Trapiche Cabezal Sur, Relave Sotramin y Playa Atacama, Trapiche Carlos Martínez y Caleta Hueso, y playa Tierra del Moro. En Azufrera Putana también se realizó una evaluación de riesgo ecológico.  
Finalmente, el estudio analizó la factibilidad técnico-económica de aplicar algunas acciones y tecnologías de remediación adecuadas para cada sitio en once casos donde la contaminación de sus suelos reviste un mayor peligro para la población (ver tabla adjunta). Adicionalmente, se propuso un programa de remediación para los sitios Playa Las Petroleras de Antofagasta y Trapiche Carlos Martínez de Taltal, así como la intervención de Mina Sierra y Planta Hasser incluyendo medidas de prevención como el cierre y cubierta de ambos sitios hasta que se dispongan recursos para remediarlos.


Concentraciones naturales

El trabajo incluyó también el análisis de 303 muestras de suelo de las distintas unidades geológicas regionales para determinar sus niveles naturales (background) de elementos o compuestos químicos en el suelo.

En ese contexto, se concluyó que las mayores concentraciones de arsénico (As), cromo (Cr), molibdeno (Mo), plomo (Pb), cobre (Cu) y hierro (Fe) se encuentran en las comunas de Antofagasta, Tocopilla y Mejillones, y se relacionan con rocas volcánicas mineralizadas y otras intrusivas presentes en el lugar. En las comunas de Calama y Sierra Gorda, en tanto, la presencia de metales como As, Pb y Fe se asocia a los procesos aluviales y fluviales en la cuenca del río Loa que arrastran rocas y sedimentos naturales y también productos antropogénicos como depósitos mineros de relaves. Por otro lado, los metales blandos como litio (Li), calcio (Ca), estroncio (Sr) y potasio (P) se concentran principalmente en las comunas de San Pedro de Atacama y Ollagüe, al interior de la Cordillera de los Andes, donde la evaporación aumenta las sales en el suelo.

Tabla pag 90 750
Además, se compararon las concentraciones de metales pesados tóxicos para la salud humana, con los valores máximos establecidos en normas internacionales para uso de suelo residencial USEPA (Estados Unidos), NEPC (Australia), e IHOBE (País Vasco, España). Los principales resultados estadísticos indicaron lo siguiente:

•    En las comunas de Antofagasta, San Pedro de Atacama y Sierra Gorda los valores de arsénico superan las concentraciones normadas por USEPA (0,68 mg/kg) e IHOBE (30 mg/kg). En Calama, María Elena y Ollagüe se exceden las normas USEPA, IHOBE y NEPC (100 mg/kg), mientras que en Taltal y Tocopilla son mayores que lo establecido por USEPA.

•    Las concentraciones de cromo en las comunas de Antofagasta, Calama, Maria Elena, Mejillones, Sierra Gorda, San Pedro de Atacama, Ollagüe y Taltal superan lo indicado por la USEPA (0,3 mg/kg para Cr VI) y están bajo las normas IHOBE (200 mg/kg) y NEPC (100 mg/kg). Tocopilla, en tanto, presenta concentraciones por sobre lo que exigen USEPA y NEPC.

•    En las comunas de Tocopilla y Taltal se exceden las concentraciones de cobalto normadas por USEPA. En las otras comunas las concentraciones son inferiores a lo señalado en USEPA (23 mg/kg) y NEPC (100 mg/kg).

•    Las concentraciones de mercurio (Hg) en todas las comunas exceden a los valores establecidos por la norma IHOBE (4 mg/kg), pero son inferiores a lo indicado en las normas NEPC (40 mg/kg) y USEPA (11 mg/kg).

•    Las concentraciones de cadmio y molibdeno en todas las comunas son inferiores a los valores establecidos en las normas señaladas. Lo mismo ocurre con el plomo, a excepción de la comuna de Taltal, donde se presentan concentraciones que exceden a la norma de uso de suelo residencial IHOBE (150 mg/kg).

Los resultados de este estudio se han presentado a los alcaldes de la Región, como también a representantes de servicios públicos y entidades privadas, de la academia y miembros de distintas ONG ambientalistas. Se espera que la información sea considerada en los instrumentos de planificación territorial y en futuras políticas en materia de salud pública.

Artículo publicado en InduAmbiente N° 162 (enero-febrero 2020), págs. 89-91.