Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Tratamiento Superior

Tratamiento Superior

Implicancias del tratamiento terciario de riles en plantas de celulosa.



Tanto los humanos como las industrias dependemos de un recurso común: el agua, sin la cual estaríamos condenados a desaparecer más temprano que tarde.

Las plantas de celulosa kraft, en particular, hacen un uso intensivo del agua para sus diversos y complejos procesos, generando elevados volúmenes de descarga de residuos líquidos que provienen, principalmente, de la secuencia de blanqueo, lavado de equipos y derrames de pulpa. “En general, estos efluentes poseen características físico-químicas que dependen de la materia prima, tecnología y proceso utilizado, aunque tienen en común su alto contenido de sólidos suspendidos, carga orgánica (DBO5 y DQO), color por presencia de ligninas, derivados de ligninas, taninos, compuestos Orgánicos Halogenados Adsorbibles (AOX) y extractivos de la madera como ácidos resínicos”, señalan algunas tesis de título relativas al tema realizadas bajo el alero de la Universidad de Concepción (UdeC).

Las investigaciones plantean que las características de este efluente hacen necesario su tratamiento antes de su descarga al cuerpo de agua receptor. Y también que los sistemas de depuración tienen una etapa primaria y secundaria, incorporando en algunos casos una tecnología terciaria.

En su trabajo para titularse, el ingeniero ambiental Guido Carrasco señala que el objetivo del tratamiento primario es eliminar los sólidos, alcanzándose eficiencias entre 80 y 90%. Y en la etapa secundaria se busca remover la materia orgánica a través del empleo de sistemas biológicos aeróbicos. “Los microorganismos se pueden encontrar de manera libre, es decir, suspendidos en el líquido de mezcla del reactor como en los sistemas de lodos activados, o adheridos a una superficie como en los reactores de lecho móvil. Ambas tecnologías permiten reducir la carga orgánica biodegradable y los niveles de toxicidad en el efluente. Además, el efluente secundario resultante posee características que permiten su reutilización como agua de riego para plantas ornamentales, debido a los nutrientes esenciales que posee (nitrógeno, fósforo y potasio)”, revela.

Efecto en Ecosistemas

¿Cuándo aplicar tratamiento terciario de riles en las celulosas? Gladys Vidal, Profesora de la Facultad de Ciencias Ambientales de la UdeC y especialista en manejo, gestión y biorremediación de residuos líquidos, entrega una respuesta: “Las tecnologías de tratamiento son una conexión entre los ecosistemas y el proceso productivo. Para decidir si se usa o no un sistema de depuración terciario se debería conocer primero el ecosistema donde se emitirá el efluente y estudiarse cómo evolucionará su caudal, debido al cambio climático que nos está afectando. Conservar su biodiversidad es fundamental para poder preservar la calidad de aguas de ese cuerpo acuático, disminuyendo los riesgos de eutroficación y contaminación, y permitiendo la convivencia de los diferentes usos de esa agua. De esta manera se asegurará la operación de las empresas en un territorio. Es muy importante también que las industrias tengan claro que los sistemas biológicos reciben sus descargas y las de otras actividades productivas, por lo que los efectos de las sinergias de las distintas descargas pueden generar efectos acumulativos en los ecosistemas”.

Paola Urquejo, en su seminario para optar al título de Ingeniero en Biotecnología Marina y Acuicultura en la UdeC, plantea que el objetivo de esta fase de saneamiento es aumentar la calidad del efluente al estándar requerido antes de su descarga al ambiente receptor.

Lea este artículo completo en InduAmbiente nº 154 (septiembre-octubre 2018), páginas 76-77.