Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Quintero: Desarrollo Sustentable y Responsable

Mario Coddou



Mario Coddou Columnista155x155
Presidente del Comité Episodio Quintero
Asociación Gremial de Industriales Químicos de Chile (Asiquim)

Con profunda preocupación nuestro gremio ha seguido en los últimos meses la evolución de los hechos ocurridos en Quintero, luego de las intoxicaciones masivas de agosto, cuyo origen se investiga. Nuestra mirada no sólo ha estado puesta en las empresas con operaciones en la zona y que forman parte de nuestra asociación, también, y muy especialmente, en las miles de personas que han visto afectada su salud y alterado, de manera dramática, su diario vivir.

Desde sus orígenes en 1956, nuestra organización, que hoy cuenta con 129 asociados que representan al 90% de las ventas del sector químico nacional, ha estado comprometida con la calidad de vida de la población, con la firme convicción de que la industria a la que representamos es clave para el progreso del país y el bienestar de su gente.

Consciente de este tema, ASIQUIM ha centrado parte de su quehacer en desarrollar un modelo ético en torno al programa de gestión Conducta Responsable, pilar de trabajo mediante el cual estamos elevando los estándares operativos de la industria química en Chile, más allá de la normativa. Esta iniciativa no es un concepto etéreo, ni una simple declaración de principios; es una política de acción concreta que nació en 1985 en la Asociación de Industrias Químicas de Canadá, bajo el nombre de Responsible Care, compromiso con el desarrollo sustentable que involucra la supervisión de procesos en las áreas de salud ocupacional, protección medioambiental, seguridad industrial y protección de las instalaciones.

No podemos, entonces, sino mirar con inquietud lo sucedido y apelar a que las indagatorias en curso concluyan lo antes posible para definir responsabilidades, pues sólo así los habitantes y empresas de la zona podrán retomar sus actividades. Entre ellas se encuentran nuestros socios Oxiquim y Enap, los cuales están siendo investigados y a quienes apoyamos en su actuar colaborativo con este proceso, haciendo valer su legítimo derecho a rebatir los cargos que se les han levantado.

Considerando que el lugar es un motor que da trabajo a cientos de familias, como gremio también nos intranquiliza el efecto económico que pudiera tener esta situación. Si las cadenas de producción que operan allí se ven alteradas, ese impacto negativo se traspasará inevitablemente a la comunidad, constituyendo un golpe adicional a las personas de ése y otros puntos del país que se abastecen de los bienes que ahí se producen.

Confiamos en que estos elementos serán considerados por la autoridad competente y vemos una oportunidad en el Plan de Descontaminación de Quintero-Puchuncaví. Las empresas y las personas pueden y deben convivir, pero para ello es clave contar con reglas del juego claras que regulen esa interacción. La zona clama por un marco normativo acorde a los nuevos tiempos. Esperamos que de esta situación compleja y desafiante emane una legislación capaz de delinear un camino armonioso, por el bien de Chile y de la industria. Estamos disponibles a colaborar desde el punto de vista técnico.

Columna publicada en InduAmbiente N° 155 (noviembre-diciembre 2018), pág. 37.