Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Influencia de la Jurisprudencia en la Evaluación Ambiental

Julia Cotlar



Julia Cotlar Columnista 155x155
Abogada
Gestión Ambiental Consultores

Desde hace un par de años, los criterios adoptados por la justicia chilena han marcado una fuerte influencia en los procesos de evaluación. A modo de ejemplo, en el caso Punta Piqueros la Corte Suprema estableció que el criterio de ingreso al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) estaba vinculado a la “envergadura de obra” y los “eventuales riesgos” que conllevaba para el medio ambiente y la protección de la naturaleza, considerando una interpretación en base al “principio preventivo”, lo cual dejó abierta la interrogante sobre la incidencia que tendría el factor “riesgo” en la jurisprudencia futura para efectos de determinar la procedencia de la Evaluación ambiental.

Posteriormente la C.S en el caso Altos de Puyai, utilizó este razonamiento señalando que era el riesgo antrópico y los peligros que, en base al principio precautorio, justificaban el ingreso de este proyecto al SEIA, más allá de los casos taxativamente enumerados por la ley ambiental.

Por otro lado, el caso Proyecto Terrazas en que el organismo señalo que “cualquier proyecto que cumpla con los requisitos, de generar un beneficio social y causar externalidades negativas para las comunidades próximas, entendiendo por éstas, aquellas ubicadas en el área donde se manifiestan los impactos ambientales del proyecto, se podrán considerar como cargas ambientales, sin perjuicio de no estar en las tipologías del DS 40/2012”. Lo anterior abre una arista importante en el tema, puesto que indirectamente todos los proyectos generan algún tipo de utilidad a la comunidad. Además, recalca la importancia de tener a la vista los Principios que inspiran la legislación ambiental, declarando ilegal la resolución del SEA que niega la PAC obligando a este órgano a abrir dicho proceso.

Finalmente, la Corte de Apelaciones de Valparaíso, en un fallo reciente, concluyó que “en aplicación del principio preventivo si el proyecto o actividad se encuentra en la situación descrita en el artículo 11 de la Ley N° 19.300 debe someterse al SEIA”.

Estos fallos son un claro ejemplo de que el criterio de los Tribunales está enfocado en reafirmar que los principios que rigen nuestra legislación ambiental tienen primacía y que es de suma importancia abordarlos al momento de ingresar un proyecto al SEIA ya que esto permitirá tener mayor certeza y seguridad jurídica.

Columna publicada en InduAmbiente n° 158 (mayo-junio), pág. 37.