Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

¡Muy Despierta!

¡Muy Despierta!

La Región de Antofagasta comienza a mejorar la gestión de sus residuos.



En 2016 se cumplen 150 años desde que partió el poblamiento de Antofagasta. El primer habitante fue Juan López, más conocido como “El Chango”, quien en 1866 construyó en la hoy gran ciudad la primera vivienda para cobijarse junto a su familia. Hoy, López es recordado gracias a la popular playa que lleva su nombre. 

En un siglo y medio, la capital de la Región de Antofagasta ha crecido exponencialmente, situándose hoy como la principal urbe minera y la de mayores ingresos imponibles promedio por trabajador del país.

Pero el desarrollo acelerado ha tenido su contracara, con el surgimiento de externalidades negativas como la contaminación.

Plan de Sustentabilidad

Para ponerle coto a los problemas ambientales históricos que la han aquejado, el Gobierno Regional lanzó en marzo pasado el denominado Plan de Sustentabilidad de Antofagasta, que incorpora medidas enfocadas a las áreas de salud, medio ambiente transporte y educación.

“La salud de las personas es primordial para el Gobierno, por ello es necesario poner en marcha una serie de iniciativas que permitan resolver el problema de la contaminación de la ciudad y ofrecer a sus habitantes un lugar para crecer y desarrollarse con mejor calidad de vida. Vamos a abordar la cadena logística completa de la actividad portuaria minera y con participación activa de la ciudadanía. El Gobierno mediante este plan se hace cargo de un problema real de contaminación, cuyo origen y composición se encuentran en condiciones naturales, actividades históricas y productivas actuales de una región que debe apuntar a una minería de excelencia y de clase mundial”, sostiene el Intendente Valentín Volta.

En materia ambiental, la iniciativa considera las siguientes acciones de corto plazo:

- Realizar seguimiento de los procesos de fiscalización al puerto.
- Implementar programa de aspirado e hidrolavado de calles para contribuir a eliminar el pasivo acumulado, lo que permitirá además disminuir las emisiones de material particulado hacia la población.
- Instalar estaciones de monitoreo de Material Particulado Sedimentable (MPS), realizándose la vigilancia del aire con participación de la comunidad.

En el mediano plazo, considerando la contaminación histórica y presente en la ciudad, el plan incluye:

- Implementación del Centro de Sustentabilidad y Gestión Ambiental de la ciudad de Antofagasta.
- Estudio de suelos potencialmente contaminados y diseño de medidas de control.
-  Certificación de laboratorio de salud pública de la Seremi de Salud de Antofagasta.

Y en relación a las emisiones no históricas, se establecen medidas de control de emisiones de material particulado sedimentable en la cadena logística portuaria de concentrados mineros en Antofagasta.

Contra el MPS

El material particulado sedimentable es uno de los grandes enemigos del medio ambiente antofagastino. Sn embargo, “en la ciudad no existe para este contaminante un programa de monitoreo como el desarrollado para el material particulado respirable”, indica Felipe Lerzundi, Seremi del Medio Ambiente.

Lea este artículo completo en Revista N° 137, páginas 22 a 24.