Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Servidas para la Minería

Servidas para la Minería

Proyecto de ley busca facilitar uso de aguas residuales en procesos mineros.

Aunque lo haya escuchado 100 o más veces, siempre es bueno repetirlo: el agua es un recurso cada vez más escaso, sobre todo en países como Chile, que está sufriendo los efectos del Cambio Climático y la falta de precipitaciones.

También es conveniente recordar permanentemente que nuestra principal actividad económica, la minería, no podría desarrollarse sin este insumo, que utiliza en muchas etapas del proceso productivo. Según antecedentes de la Comisión Chilena del Cobre, Cochilco, la industria minera ocupa el 3% del agua total consumida en Chile. Sin embargo, la mayor parte de las faenas del rubro (un 78% de las empresas de extracción de cobre) se emplazan en la zona del Norte Grande, donde está solamente el 0,13% de la escorrentía de agua nacional, existe un clima semiárido con una media de 87 mm por año de precipitaciones, y hay presencia de vegas y bofedales, los cuales son ecosistemas únicos, frágiles y de gran valor ecológico a nivel nacional.

Eficiencia y Diversificación

Joaquín Villarino, en una reciente presentación en el Congreso, resumió de la siguiente manera la gran relevancia del recurso hídrico para la minería nacional y la gestión de las grandes empresas con el vital elemento:

- El agua es imprescindible en los procesos mineros y la evolución de su consumo está fuertemente condicionada por el aumento en el tratamiento causado por la caída en las leyes y por el cambio en la composición de los yacimientos de cobre: desde óxidos procesados vía lixiviación a sulfuros procesados vía flotación (más intensiva en agua).
- Consciente de la escasez del recurso, la minería ha hecho grandes esfuerzos en lograr un uso eficiente del agua y lo seguirá haciendo.
- También está haciendo esfuerzos para reemplazar agua de fuentes continentales por agua de mar, en los casos donde es posible, pero el costo es una limitante significativa.
- Hay casos puntuales en que las empresas mineras han podido acceder a aguas servidas tratadas de empresas sanitarias: casos de Minera Candelaria y Fundición Alto Norte. Las condiciones geográficas, con faenas mineras alejadas y a mayor altura que las Plantas de Tratamiento de Aguas Servidas (PTAS), son un impedimento natural. Y no debe olvidarse que el acceso de la minería al agua está limitado por el SEIA.

Aportando otros datos relevantes, Carlos Vergara, Gerente South and Central America de la empresa Newtera, especificó en el seminario "Agua en Minería", realizado en la pasada Expomin, que "la gran minería del cobre en Chile recircula, en promedio, alrededor del 75% de agua que utilizan sus procesos, mientras que la mediana minería del cobre lo hace en un 55% y el resto de la minería en cerca del 26%".

En su charla "Reúso de Aguas Servidas y Riles en Minería", el ejecutivo indicó que actualmente solo un 3,6% de las aguas residuales tratadas en nuestro país se reciclan. ¿Por qué tan poco? "Por un problema eminentemente cultural, porque existe la tecnología para tratar y reusar este tipo de recurso. En Chile, hay 283 plantas de tratamiento de aguas servidas, de las cuales 33 son emisarios que descargan el agua tratada al mar. Son 8 mil m3 por segundo que se desperdician en circunstancias que está disponible la tecnología para mejorar su calidad. Si así se hiciera se podría recuperar el 98,5% de ésta. Necesitamos fuentes de agua fresca para todos los procesos mineros y la opción de usar agua servida tratada debe estar mucho más presente".

En ese sentido, destaca las experiencias exitosas de minera Candelaria, que abastece sus operaciones con un 3% de aguas servidas tratadas por la sanitaria Aguas Chañar; y fundición Alto Norte, que del total de agua que utiliza obtiene cerca de dos tercios de la PTAS de Antofagasta.

Lea este artículo completo en InduAmbiente 152 (mayo-junio 2018), páginas 44 a 46.