Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Cuidados Bajo el Agua

Cuidados Bajo el Agua

Consejos para mantener y solucionar fallas en bombas sumergibles.

Operan con un motor eléctrico y hasta cinco metros bajo el nivel del agua, cuya temperatura, por lo general, no debe superar los 50 °C para su correcto funcionamiento. También son ideales para trabajar con aguas residuales que contienen sólidos en suspensión.

Son algunas características comunes que identifican a las bombas sumergibles que se comercializan en Chile, que dependiendo del fabricante presentan atributos y tecnologías similares, y otras particulares de cada marca, como interruptor de nivel incorporado; sello de carburo silicio o doble sello mecánico; cámara de aceite; aislación clase F; cuerpo de bomba en hierro con tratamiento de cataforesis, que garantiza una elevada resistencia a la oxidación; rodete del tipo bicanal; flotador con sistema basculante y cable de alimentación con sistema anti-rasgaduras.

Su campo de aplicación abarca tanto la gestión de aguas servidas domésticas como de riles, en especial en industrias de alimentación, papel y celulosa, químicas, y de la construcción.

Por la naturaleza altamente corrosiva y abrasiva de los residuos líquidos industriales, las bombas incorporan materiales muy resistentes al desgaste y a las tensiones extremas, como fundición de hierro, acero inoxidable (acero dúplex) y fundición blanca, que  garantizan un funcionamiento sin inconvenientes.

Mantenimiento General

Para que operen sin inconvenientes y cumplan la vida útil proyectada, estos equipos requieren una mantención periódica. Las siguientes recomendaciones generales, rescatadas de los manuales de operación de algunos modelos, son fundamentales para que eso ocurra:

- Medir la resistencia de aislamiento regularmente y confirmar que ésta se ubica en rangos aceptables. Si la bomba permanece sumergida en agua y no se utiliza durante un tiempo largo, conviene ponerla en marcha periódicamente para evitar la sujeción de los componentes de rotación debido al oxido que presentan.
- Comprobar caudal, tensión, corriente, vibración y ruido de la bomba. Adoptar inmediatamente la acción correctiva si se registra una operación anormal.
- No soltar el tapón de aceite justo después de la parada de la operación: el lubricante puede salir con mucha presión.
- Trasladar la bomba a tierra firme, lavarla, secarla completamente y guardarla en caso que no vaya a funcionar durante mucho tiempo.
- Preparar y mantener, en la medida de lo posible, una lista de verificación de su funcionamiento diario para las futuras inspecciones.

Asimismo, se aconseja inspeccionar las bombas sumergibles después de ciertos periodos de tiempo, de acuerdo al siguiente detalle:

•    Inspecciones diarias

- Comprobar valor actual y fluctuación diaria del amperímetro: si la variación de este instrumento es grande los cuerpos extraños pueden obstruir la bomba.
- Revisar si la cantidad de líquido descargado cae repentinamente, ya que la materia en suspensión puede bloquear la entrada de succión.

•    Inspecciones regulares

Una vez al mes
- Medir la resistencia de aislamiento. Si ésta es 1M ohmios o más, no ocurrirá ningún problema en el funcionamiento de la bomba. Pero si se verifica una caída repentina de este factor ocurre un fenómeno anormal, por lo que es posible que se requiera la reparación del equipo.

Lea este artículo completo en InduAmbiente 149 (noviembre-diciembre 2017), páginas 92 a 94.