Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Opciones para Desalar

Opciones para Desalar

Revisamos las tecnologías disponibles para desalar agua de mar.



Estimaciones señalan que 3,9 mil millones de personas alrededor del mundo al año 2030 estarán afectadas por la crisis hídrica, en distintos niveles de severidad.

Esta alarmante cifra podría convertirse en algo más que un escenario distópico sacado de una película futurista, si es que hoy no se toman medidas concretas. Así coincide la comunidad científica, expertos y los gobiernos, que buscan soluciones para adaptarse a una cruda realidad que, a nivel global, ha llegado a un punto de no retorno.

Entre las opciones para garantizar el suministro de agua potable está la desalinización de agua de mar.

Métodos Variados

Diversas tecnologías se han desarrollado en el mundo para extraer la sal al agua. Sin embargo, a juicio de José Miguel Arriaza, Director de la carrera de Ingeniería en Energía y Sustentabilidad Ambiental de la Universidad San Sebastián (USS), las principales son tres: termal o térmica, electrodiálisis y osmosis inversa.

El académico señala que la más antigua es la termal. “Mediante la aplicación de temperatura, se genera la evaporación del agua, lo que permite separar las sales y producir agua destilada”, explica el también ex Seremi del Medio Ambiente y de Energía de la Región Metropolitana.

Pero advierte que este método no logra un índice alto de eficiencia: “La recuperación de agua es más baja que en otras alternativas. Si por ejemplo se desalan 100 litros con la tecnología termal, se obtiene entre un 20% y 30% de agua desalinizada, versus la osmosis inversa, cuyo factor de obtención de agua es en torno al 55%”.

Un segundo aspecto desventajoso, dice Arriaza, es que los sistemas termales requieren grandes espacios para construir las piscinas.

Otra tecnología disponible es la electrodiálisis que, según comenta, se ha utilizado poco ya que requiere una gran cantidad de energía para su aplicación: “Principalmente, se ha usado en países de medio oriente, porque el costo de energía es menor y por lo tanto hay mayor disponibilidad de suministro”.

Factor de Eficiencia

Entre las tecnologías que se utilizan en la actualidad, para expertos y empresas proveedoras de soluciones de desalación sin duda la preferida es la osmosis inversa (RO, por su sigla en inglés), debido a factor de eficiencia.

Según José Miguel Arriaza, la RO ha alcanzado un mayor y más rápido desarrollo en el mercado. “Las plantas que ocupan esta tecnología pueden ocupar poco espacio físico, por lo tanto, se pueden adecuar a lugares costeros con poco espacio”, destaca el experto.

Y agrega que consume solo un tercio de energía de lo que requieren las unidades de tecnología termal.

Esta visión la comparten Gustavo Salas, Gerente Comercial de Simtech, e Ingrid Morales, Gerente General de Inquinat.

“La osmosis inversa es la tecnología más usada y ha demostrado ser la más eficiente. Además, ha mejorado su eficiencia energética y en términos de gasto de agua”, afirma Morales.

Y añade que los desarrollos de las membranas de osmosis inversa han permitido disminuir la presión requerida para el proceso, mejorar el porcentaje de rechazo de sales y aumentar los flujos de producción.

Por su parte, Salas sostiene que la RO “sigue siendo al día de hoy la solución más adecuada, versus la desalinización térmica y electrodiálisis, debido a lo eficiente en los consumos eléctricos y los apoyos de los recuperadores de energía”.

El ejecutivo acota que en el mercado internacional existen fabricantes de partes de sistemas de osmosis inversa, como membranas, vessels, bombas de presión y recuperadoras de energía, “diseñadas para reducir los costos, en especial de kW/m3”.

Lea este artículo completo en InduAmbiente 156 (enero-febrero 2019), páginas 48 a 50.