Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Semillas para Renacer

Semillas para Renacer

Medidas de prevención y restauración de Arauco, ante incendios forestales.



Más de medio millón de hectáreas arrasaron los incendios de este verano en el centro-sur del país. Las regiones de O’Higgins, Biobío y Maule, principalmente, sufrieron los embates de las llamas que sin discriminación decaparon vastos territorios cubiertos de cultivos forestales, bosque nativo e incluso viviendas.

En su expansión implacable, el fuego destruyó 80 mil hectáreas de plantaciones de Arauco, en su mayoría pinos, por un valor contable estimado en US$ 240 millones.

Después del balance correspondiente, la empresa sacó en limpio las lecciones aprendidas y luego diseñó un plan que le permita anticiparse y evitar desastres similares en el futuro, como también enfrentar los efectos de los recientes. De esta forma, la compañía elaboró el programa #deRaíz.

Iván Chamorro, gerente de Asuntos Públicos y Comunicaciones de Arauco, explica que esta iniciativa consiste en un plan de renovación forestal de los terrenos afectados que incorpora los aprendizajes dejados por los últimos incendios y, además, aborda problemáticas vinculadas a sus consecuencias. Junto con ello, considera un fuerte trabajo preventivo y de relacionamiento y capacitación de las comunidades.

Amplia Protección

El programa #deRaíz establece cuatro líneas de acción: Prevención, Protección, Restauración-Reforestación e Impulsar. En la primera, el ejecutivo precisa que el foco es “generar mecanismos que permitan reducir la ocurrencia de los incendios forestales y hacer que las comunidades tengan más conciencia y mayor información y claridad respecto a cómo prevenirlos”.

En términos de Protección, la labor se dividirá en tres aspectos. Inicialmente, la firma analizará y reestudiará su modelo de combate a los incendios. Chamorro comenta: “Esto abarcará todos los recursos con que cuenta la compañía; equipamiento y apoyo logístico, incluyendo brigadistas, aviones, helicópteros, pistas de aterrizaje y torres de detección, junto con sus cantidades y ubicaciones”.

Asimismo, la empresa evaluará las estrategias que está aplicando en los distintos territorios, tanto en la fase de ataque temprano de siniestros, como también en procedimientos de control del fuego con equipos de segunda fase.

Todo ello, añade el ejecutivo, para replantear “la forma cómo estamos organizados, las estrategias de combate y cómo nos coordinamos entre los actores privados y públicos”.

El segundo ámbito de la Protección se enfocará a incorporar la variable fuego dentro del diseño del patrimonio forestal. “Es decir, cómo hacemos para que el diseño del paisaje ayude a que los incendios se propaguen con menos fuerza y velocidad”, explica Chamorro.

Aquí se contemplarán varios aspectos, como la implementación de cortafuegos y medidas de silvicultura preventiva destinadas a que las plantaciones se auto-protejan. Lo anterior, abarcando las distintas etapas del ciclo de manejo, tanto en la habilitación de los campos y durante la cosecha.

Adicionalmente, abordará lo que se hace con los desechos forestales, vía aplicación de triturado u otras técnicas, y el retiro de material.

Como tercer punto de la Protección apuntará a cómo hacer que las ciudades, poblados e industrias estén más resguardadas frente a la aproximación de los incendios. “Hay un trabajo muy potente que hacer con las comunidades, para que tengan conciencia de qué medidas es posible adoptar con el fin de que estén mejor protegidas”, señala Iván Chamorro.

Lea este artículo completo en InduAmbiente N° 146 (mayo-junio 2017), págs. 30-31.