Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Gana Aysén

Gana Aysén

Forestal Mininco ha producido millones de plantas en su vivero de Mañihuales.



Durante sus primeros 17 años de funcionamiento fue el lugar donde se produjeron todas las plantas que utilizó el Proyecto Aysén, a cargo de Forestal Mininco -que forma parte de Empresas CMPC-, para establecer las 15.800 hectáreas de bosque cultivado de Pino Ponderosa y Pino Oregón que actualmente compone su patrimonio en la Decimo Primera Región.

Nos referimos al vivero Mañihuales, ubicado a 90 kilómetros al norte de Coyhaique y en funcionamiento desde 1989. Su infraestructura se compone hoy de una superficie total de 20 hectáreas, donde están emplazadas 7 naves invernadero (más 2 en actual construcción), una bodega de fertilizantes, casino, oficina y otras instalaciones.

Los invernaderos pueden contener una producción que suma 1 millón de unidades. Se agrega a lo anterior una infraestructura de sombreaderos y áreas abiertas de 1.5 hectáreas habilitada con riego para contener bandejas para producir 1.8 millones de plantas nativas en el exterior, es decir, sin invernaderos.

Despacho Millonario

La capacidad actual de despacho, en régimen de producción, es de 1 millón de plantas por año, en un sistema mixto de invernaderos y al aire libre, todo en contenedores de plástico. Este sistema permite ciclos de producción que van desde un año bajo invernadero hasta 1.5 años al aire libre.

El Gerente del Proyecto Aysén, Rafael Eyzaguirre, destaca que “en el vivero labora un promedio de 28 personas, en su mayoría mujeres de la cercana localidad de Villa Mañihuales, y que en el 2011 se repitió la experiencia de reservar 8 puestos de trabajo por 4 meses para internos del centro de reclusión Valle Verde, del sector de Puerto Aysén”.

Añade que la producción de plantas nativas es una iniciativa que partió hace cinco años. Con el fin de diversificar la producción, que históricamente sólo contemplaba las especies de coníferas usadas en las forestaciones locales, se comenzó a desarrollar una línea de especies nativas. Para esto, el vivero se hizo asesorar por destacados investigadores de las universidades Austral y de Chile. “Las etapas experimentales contemplaron el desarrollo de protocolos de enraizamiento de alrededor de 40 especies vegetales nativas patagónicas, árboles, lianas y arbustos. Después de variados ensayos, algunos muy exitosos y otros moderados, más algunas malas experiencias, se consiguió generar conocimiento para poder reproducir vegetativamente más de 20 especies”, asegura.

Su Objetivo

Según explica Eyzaguirre, el objetivo de esta investigación era definir la metodología de producción de plantas que se requiere generar para las particulares condiciones que el clima de la XI Región impone: inviernos duros, primaveras y veranos cortos.

Las especies más importantes que hoy se producen y despachan desde Mañihuales corresponden a Coihue de Magallanes, Ñirre y Lenga, en menor cantidad Notro, Ciprés de las Guaitecas, Chilco, Mañío y Escallonias, entre otras.

Esta producción tiene como destino una serie de empresas y particulares que, con motivaciones de restauración, han establecido sus plantaciones con los ejemplares que se han producido y despachado. Los envíos partieron el 2008 con 12.000 plantas, aumentando en 2009 a 53.000 unidades, en 2010 a 162.000 plantas y llegando en 2011 a 250.000 ejemplares.

Y para el 2012 hay compromisos, con contrato ya firmado, por 950.000 unidades y para el 2013 contratos en carpeta por 1.1 millones de plantas.

21 Años de Inversiones

A fines de los años 80 se inició en la XI Región un plan de inversión forestal diferente en Forestal Mininco, el llamado Proyecto Aysén. Se estableció lo que se transformaría, en la zona, en la única iniciativa de forestación privada a gran escala usando coníferas valiosas adaptadas a los rigores del frío austral. Se establecieron 3 especies de origen norteamericano: Pino Ponderosa, Pino Oregón y Pino Contorta.

Las plantaciones establecidas han contribuido a detener el proceso de degradación de los suelos producto de la erosión, generando una cobertura protectora que evita el flujo de sedimentos a los ríos.

Hoy, el proyecto da empleo directo e indirecto a más de 100 personas y, en el contexto regional, ha sido un polo de desarrollo que hoy le permite a Mininco mostrar algunos resultados interesantes.

Por su valor, el Proyecto Aysén fue distinguido en 2011 por FAO como una de las 20 iniciativas latinoamericanas de buen manejo forestal que debe difundirse, por lo que será incluida en un libro para su presentación a nivel global.

Dato:

1
Polo de educación ambiental se ha generado en torno al vivero Mañihuales, que ha sido visitado por cerca de 20.000 niños de las comunas de Coyhaique, Ibáñez y Puerto Aysén.


(Artículo publicado en InduAmbiente 117, julio-agosto 2012)