Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Madera Responsable

Madera Responsable

Tecnologías para la producción limpia de tableros de madera a gran escala.



Construir más en madera. Ese es el objetivo al que está apuntando la industria forestal chilena en los últimos años. Porque, según sus ejecutivos y especialistas, materia prima y mano de obra calificada hay de sobra en nuestro país. Un ejemplo claro son los paneles o tableros, que con el pasar de los años ofrecen cada vez mayores prestaciones y beneficios.

Por citar un caso, Masisa, uno de los grandes del sector forestal nacional, lanzó al mercado a fines de 2014, junto con la empresa holandesa Tricoya, un nuevo tablero de fibras de madera. Este innovador producto puede usarse en exteriores debido a la resistencia que obtiene mediante un proceso natural, permitiendo que las fibras de madera sean impermeables entre sí, lo que incluso le asegura una durabilidad promedio de 50 años.

Y a nivel global, los macro-tableros de “madera laminada cruzada” se están utilizando para levantar edificios de madera en altura de hasta 10 pisos, previéndose que en un futuro próximo alcancen hasta los treinta.

Resultados Más Sustentables

A modo de contexto, actualmente en el mundo se utilizan más de 290 millones de m3 de tableros de madera, fundamentalmente elaborados a partir de astillas (fibras y partículas) o de chapas unidas, encoladas, prensadas, cortadas y lijadas (contrachapados).

Según destacan en el Centro de Innovación y Desarrollo de la Madera de la Pontificia Universidad Católica de Chile, los tableros son versátiles y permiten construir todo tipo de obras de manera más rápida y con resultados más sustentables, aportando, entre otros beneficios, confort térmico y eficiencia energética.

Su Director, Juan José Ugarte, ha resaltado los atributos ecológicos de estos materiales de construcción en diversas instancias, “porque los edificios, principalmente por sus procesos constructivos, son responsables de gran parte de las emisiones de carbono que afectan al calentamiento global. La edificación en madera, en cambio, es la única que tiene una baja huella de carbono. Además, al realizarse este proceso en seco –no se requiere casi utilización de agua a diferencia de otros sistemas constructivos–, se reducen los tiempos de construcción y, gracias a la prefabricación, también disminuyen los desechos y mejoran los estándares de calidad”.

Emisiones y Control

Junto con las ventajas ambientales de construir en madera, la producción de tableros suele ajustarse a altos estándares ambientales, en especial en las grandes instalaciones del rubro y en relación al control de las emisiones.

¿Qué tipo de descargas atmosféricas se generan en este proceso? Tomando como ejemplo la planta de tableros contrachapados que CMPC opera en la comuna de Collipulli (Región de la Araucanía), las emisiones atmosféricas más importantes se asocian al proceso de producción. Estas derivan de la etapa de prensado de los paneles, en las que se emite formaldehído y fenol a causa de la exposición al calor de la resina de fenol-formaldehído.

Según informa la empresa, estas emisiones se evacuan del interior del edificio Industrial por convección natural, debido al tipo de construcción que posee la planta. Y el material particulado (MP 10) procedente del proceso de producción (polvo de las etapas de debobinado, escuadrado, lijado…), cuyos niveles son menores, se capta y conduce por mangas cerradas herméticamente hacia trailers en las afueras de la planta.

En el terreno de las tecnologías, el proyecto “Ampliación Planta de Tableros Panguipulli”, que se mantenía en evaluación ambiental hasta el cierre de esta edición, detalla los sistemas que se suelen ocupar en estos establecimientos industriales para abatir y controlar las emisiones: Precipitador Electrostático Húmedo (Tubo E), Filtros de Manga y Sistema de Recuperación de Cenizas.

Revise los detalles de estas tecnologías en la edición 135 de Revista InduAmbiente, páginas 16 a 18.