Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Corriente Positiva

Corriente Positiva

Avances, proyecciones y beneficios de la electromovilidad en Chile.



El pasado 14 de noviembre pasado se vivió un hito que apunta a transformar el transporte en Chile: comenzaron a operar los primeros dos buses 100% eléctricos en el Transantiago, los cuales destacan por no emitir contaminantes ni ruido, además de tener un menor gasto operacional.

Estas importantes ventajas son parte de los argumentos que esgrimen algunos especialistas para asegurar, incluso, que en las próximas décadas el sistema de transporte público de la capital podría operar solo con vehículos eléctricos.

Es que la electromovilidad avanza en el mundo a pasos de revolución, en la que nuestro país podría jugar un rol preponderante si aprovecha los recursos que posee y las oportunidades de manera apropiada.

Así lo entienden las autoridades que, encabezadas por los Ministerios de Energía, Medio Ambiente, y Transportes y Telecomunicaciones, presentaron en diciembre la “Estrategia Nacional de Electromovilidad”. A ellos se suman expertos del sector privado que también destacan las positivas proyecciones que este tema tiene para el país, y analizan los desafíos a enfrentar para hacerlas realidad.  

Estrategia de Electromovilidad

Estadísticas del Ministerio de Energía indican que aproximadamente un tercio de los recursos energéticos consumidos en el país se destinan a transporte, y un 98% de ellos corresponde a combustibles derivados del petróleo. Este sector representa el 22% del total de emisiones de GEI. Nuestro país ratificó el Acuerdo de París, comprometiéndose a reducir en un 30% su intensidad de emisiones de dióxido de carbono equivalente (CO2e) al año 2030, en relación a los niveles registrados en el año 2007. Además ha establecido como meta reducir el 20% de la demanda de energía proyectada al año 2025, mientras que entre sus lineamientos de largo plazo apunta a mejorar los estándares de eficiencia energética de los vehículos.

El transporte eléctrico puede ser un gran aliado para alcanzar dichas metas, ya que según experiencias internacionales aumenta la eficiencia en el uso de la energía a nivel vehicular, ayuda a reducir la contaminación local al no generar emisiones de combustión y también aporta a la descontaminación global (GEI) gracias a la creciente incorporación de fuentes renovables para la generación eléctrica.

Según el último informe de la Agencia Internacional de Energía, a nivel mundial la cifra ya supera los 2 millones, lo que representa apenas un 0,2% del parque vehicular total. Sin embargo, gracias a las ventajas que ofrece la tecnología eléctrica y al desarrollo tecnológico que ha ido haciendo caer paulatinamente su costo, se espera un crecimiento exponencial: al año 2020 habría al menos 9 millones de vehículos eléctricos circulando, mientras que en 2025 serán como mínimo 40 millones.

En ese contexto, la Estrategia Nacional de Electromovilidad impulsada por el Gobierno tiene como objetivo: “Delinear las acciones que Chile debe tomar en el corto y mediano plazo para lograr que el 40% de los vehículos particulares y el 100% de los vehículos de transporte público sean eléctricos al 2050, aportando así a las metas de eficiencia energética y mitigación de gases de efecto invernadero, contribuyendo a mejorar la movilidad y la calidad de vida de las personas y a potenciar la presencia del país como líder regional en la materia”.

Lea este artículo completo en InduAmbiente 149 (noviembre-diciembre 2017), páginas 80 a 84.