Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Hidrogeología para Combatir la Escasez de Agua

Pau Barceló

Pau Barceló Columnista 155X155
Gerente de Hidrogeología Suez Chile

El mundo está viviendo un momento crítico debido a la falta de agua y Chile no se queda atrás. Recientes estudios oficiales precisan que 61 comunas del país están afectadas por la carencia de este recurso. Las razones son variadas. La escasez de precipitaciones es una de las más conocidas. La sobreexplotación de aguas superficiales y subterráneas es otra, lo que se traduce en la sequedad de pozos, vertientes y napas subterráneas.

En este contexto, la hidrogeología cobra un rol protagónico. Esta rama de la geología estudia el ciclo de las aguas superficiales y subterráneas, así como su prospección, captación y protección. Como tal, su aplicación está tomando cada día más relevancia en un contexto mundial de insuficiencia hídrica tanto para el consumo humano, como de industrias públicas y privadas, quienes más que nunca deben cuidar aquellas fuentes que les permiten operar.

En el contexto industrial, está en proceso una revolución de los recursos asociados al componente hídrico (en el litio, por ejemplo), donde los estudios hidrogeológicos pueden apoyar la gestión de su explotación y su manejo integral. Hoy la industria minera va a la delantera, ya que las grandes compañías están revisando de manera permanente sus fuentes de agua, en algunos casos porque requieren captar nuevas, ampliar su capacidad hídrica habilitando pozos en desuso, o porque necesitan mantener adecuadamente los existentes y actualizar sus parámetros de captación.  

Los estudios hidrogeológicos entregan información amplia que engloba la cuantificación del recurso, su caracterización en términos de calidad (hidroquímica) y procedencia de sus fuentes (isotopía). Entre otras cosas, éstos permiten detectar los contaminantes que pueden estar afectando a los pozos o fuentes hídricas, -que en muchas ocasiones provienen de sedimentos naturales o fuentes industriales o agrícolas-, para luego buscar la mejor propuesta para mitigar estos elementos que pueden afectar los procesos internos.

Además, permiten proponer modelos para que las industrias comprendan el funcionamiento hídrico de la cuenca que los provee, cómo están actuando y movilizándose las aguas subterráneas de la zona, tanto en cantidad como en calidad, para así tener una mejor gestión. Pero lo más sustancial es que la hidrogeología ayuda a las industrias a revisar permanentemente cómo sus propios procesos afectan a las cuencas una vez que han utilizado el agua, y cómo la devuelven al ambiente, etapa clave para seguir con sus operaciones.

Los estudios hidrogeológicos son cada vez más importantes para industrias como la agrícola o alimentaria, las que en Chile están apostando por optimizar sus recursos propios (explotación de acuíferos). Asimismo, cada vez está cobrando mayor importancia la gestión de los recursos a través de la recarga artificial de acuíferos.

Los estudios hidrogeológicos permiten caracterizar y cuantificar los recursos hídricos subterráneos, además de la modelación numérica que sirve como herramienta predictiva y de gestión, tanto en la industria como para los organismos gestores de cuenca. Hoy existe en el mundo, y también en Chile, tecnología de punta para llevar a cabo estos procesos y así apoyar el cuidado y manejo del agua, un recurso cada día más escaso.

Columna publicada en InduAmbiente N° 152 (mayo-junio 2018), pág. 88.