Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Suprema Calidad

Suprema Calidad

El motor de alta eficiencia SuPremE optimiza el consumo de energía.

Por Juan Andrés Núñez C.
Jefe de Automatización y Control
KSB Chile

El gran desafío energético que hoy enfrentamos es cómo optimizar la generación y consumo en este campo sin seguir perjudicando al medio ambiente en el cual vivimos.

En estos últimos años, la demanda energética ha ido en franco ascenso, teniendo la oferta que satisfacerla de forma eficiente. Esto, en un marco de respeto al medio ambiente. A su vez, los consumidores también deben hacer su aporte optimizando el uso de la energía.

En ese contexto, podemos inferir que existiendo eficiencia energética contribuimos, en alguna medida, a mitigar los impactos sobre nuestro entorno.

Gran parte del consumo energético, en especial en la industria, se da por el uso de motores eléctricos. Estos sistemas se utilizan, por ejemplo, en el movimiento de fluidos, correas transportadoras y molinos. Si un consumidor industrial quiere aportar al medio ambiente, debiera mejorar la eficiencia energética de los procesos productivos preocupándose, en particular, de los motores que utiliza.

En el movimiento de fluidos, específicamente, se puede optimizar energéticamente el proceso diseñando de buena manera el sistema hidráulico e incorporando motores de alta eficiencia a las bombas del sistema.

Tecnologías de Motores

Existen variados tipos de tecnologías de funcionamiento de motores eléctricos. El más usado en el movimiento de fluidos es el motor asincrónico de inducción o “jaula de ardilla”, denominado así por la similitud de este elemento con la forma constructiva del rotor. Este equipo dispone de un estator bobinado y de un rotor para realizar la conversión electromecánica. La conversión de energía se produce por la inducción del estator hacia el rotor, mediante el campo magnético generado por el estator. El rotor intenta seguir la frecuencia del campo magnético del estator logrando una velocidad similar.

También existen los motores sincrónicos, los cuales se dividen en dos tecnologías: imanes permanentes y reluctancia conmutada.

El primero consta de un estator bobinado y un rotor con imanes dispuestos de forma tal que permite el movimiento rotatorio a la frecuencia del campo de estator. El motor de reluctancia, en cambio, posee un rotor “dentado” en vez de imanes. Los motores sincrónicos deben accionarse por electrónica de potencia.

Los motores sincrónicos, en conjunto con su accionamiento de potencia, son más eficientes que los asincrónicos, en especial cuando la cargas asociadas son menores que la nominal.

El estándar internacional IEC clasifica los motores según su eficiencia en la conversión electromecánica. En esa escala, los motores con denominación IE3 son los de eficiencia “Premium” y los con IE4 son de eficiencia “Super Premium”.

KSB SuPremE

La empresa KSB ha diseñado y patentado un motor de reluctancia conmutada, que en conjunto con el accionamiento PumpDrive S permite una mayor eficiencia, con denominación IE4, en el transporte de fluidos a través de las bombas hidráulicas que provee la compañía. Esta tecnología es compatible con otros equipos rotatorios.

El conjunto motor-accionamiento consigue mantener una eficiencia por sobre el 90%, independiente del porcentaje utilizado de la carga nominal. Se obtiene desde un 6% de incremento de eficiencia con carga nominal, hasta un 44% de eficiencia a 25% de carga nominal.

Todo esto en comparación con un motor de inducción asincrónico con eficiencia IE3.

Lea este artículo completo en Revista N° 136, páginas 96 a 97.