Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Gestión Vital

Gestión Vital

“Gerenciamiento del ciclo del agua” permite optimizar uso de este recurso.

Según datos de la Onemi, actualmente 384.000 compatriotas entre las regiones de Atacama y Aysén dependen de la llegada de un camión aljibe para abastecerse de agua potable. Y, a futuro, el panorama no se ve mejor.

Con los irreversibles avances del cambio climático, la disponibilidad del recurso hídrico se ha vuelto una prioridad en materia ambiental. Y es que, pese a un leve respiro como ha sido el aumento de los embalses de la IV Región gracias a las precipitaciones del invierno, no se puede bajar la guardia frente a esta problemática que, cada vez más, confronta los requerimientos de consumo humano y los de la demanda productiva.

La industria minera –instalada mayoritariamente en el norte–, desde hace años ha elevado sus índices de eficiencia en el uso de agua. Iniciativas como reciclaje, recirculación y, más recientemente, el aprovechamiento de agua de mar sin desalar en las operaciones, posibilitan importantes ahorros de un activo considerado hoy como crítico.
No obstante, a futuro el desafío es grande, ya que de acuerdo a estimaciones de Cochilco, a partir de un catastro de proyectos mineros elaborado con un alto grado de certidumbre, el consumo de agua del sector aumentará en un 66% al año 2025.

Problema Complejo   

En opinión de Carlos Vergara, Director South & Central America de Newterra, la gestión del agua reviste alta complejidad por diferentes factores. Entre ellos, porque el calentamiento global y el crecimiento de la población están incrementando la competencia por ella. Desde su punto de vista la extracción del recurso aumentará, ya que la producción minera también se expandirá. “Los escenarios están claros, si no hay agua, no hay mina, y sabemos que el agua seguirá siendo un recurso muy crítico, y su costo y valor aumentarán”, advierte.

Asimismo, la ley de los minerales también es un factor a considerar. El ingeniero explica que, como en la actualidad la ley de los minerales es menor, “es necesario mover mayor tonelaje para alcanzar los mismos niveles de producción y, al trabajar con mayor cantidad de material, tendremos mayor consumo de agua”.

Para una solución integral, el especialista propone que es preciso “encontrar un equilibrio entre disponibilidad, consumo y demanda, así como realizar las modificaciones a nivel institucional y privado, de manera de obtener resultados sociales, económicos y ambientales”.

Y añade: “Todo ello, garantizando requisitos de asignación de agua y procesos de permisos coherentes, justos y previsibles, que impliquen a la vez consideraciones ambientales y productivas”.

Plan de Gerenciamiento

Carlos Vergara plantea que hoy se puede enfrentar esta problemática mediante el gerenciamiento del ciclo del agua. Este es un concepto que se define como “la localización, transporte, desvío, almacenamiento, reutilización y tratamiento de toda el agua asociada con la operación, independientemente de su uso; junto con la adaptación a los cambios de flujo y calidad, tanto por temporada como durante todo el ciclo de vida de una mina”, indica el ingeniero.

El experto agrega que, en el marco de esta gestión global del recurso hídrico donde se destaca la reutilización inteligente o eficaz del agua, debe elaborarse un plan estratégico.


Lea este artículo completo en InduAmbiente 139 (marzo-abril 2016), páginas 16 a 18.