Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Rumbo a la COP25

Rumbo a la COP25

Expectativas en torno a la cumbre de cambio climático que se hará en Chile.



Será, sin duda, uno de los eventos mundiales más importantes que se han realizado en Chile. Si es que no, el más relevante. Es que la 25ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) reunirá en nuestro país a cerca de treinta mil representantes de más de 190 naciones, incluyendo numerosos Jefes de Estado, científicos y expertos medioambientales de todo el planeta, para tratar un tema clave para la sobrevivencia de la humanidad: cómo mitigar y adaptarse al cambio climático.  

Chile fue escogido como sede de esta Cumbre el 14 de diciembre pasado, al finalizar la COP24 en Katowice, Polonia. Y aunque hasta el cierre de esta edición (a fines de enero), aún no estaba definida la fecha ni el lugar exacto para su desarrollo, los preparativos y las expectativas en torno al evento ya tomaban vuelo.

“Ya se realizó una primera reunión entre la Ministra del Medio Ambiente y la Cancillería para empezar a organizar la COP25. Son ellos, junto al Ministerio de Economía, los que nos tienen que indicar cuál será nuestro rol y marco de acción. En la COP24 estuvimos a cargo de las negociaciones relacionadas con temas tecnológicos. Creo que ahora nuestra participación debiera ir un poco más allá, por todos los requerimientos que tendrá este evento”, comenta Giovanni Calderón, Director Ejecutivo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático (ASCC), con quien analizamos el escenario para el desarrollo de este encuentro en Chile.

El abogado señala que nuestro país enfrenta una situación especial, ya que las sedes normalmente se deciden con un par de años de anticipación, lo que ahora varió por la inesperada renuncia de Brasil a organizar la próxima cita. Además, recuerda que en noviembre Chile recibirá la reunión anual del Foro de Cooperación Económica Asia- Pacífico (APEC) “lo que probablemente obligará a postergar la COP para enero. Y con respecto a la locación, no creo que haya muchos lugares que estén en condiciones de recibir un evento de esta envergadura. A mi parecer, Espacio Riesco y el Parque O’Higgins, en Santiago, son las únicas alternativas”, plantea.

- ¿Qué importancia tiene para el país la organización de un encuentro como la COP25?

“Para Chile tiene mucha importancia en dos niveles. Primero, a nivel de política internacional significa que nuestro país toma un liderazgo decidido en materia de sustentabilidad y, en particular, de cambio climático. De las 24 COP que se han realizado, tres se han hecho en Sudamérica –dos veces en Argentina y una en Perú– y Chile está al debe en ese sentido, a pesar de que hace tiempo viene tomando medidas vinculadas con el cambio climático e internacionalmente se nos reconoce un liderazgo en áreas relacionadas con este tema como, por ejemplo, en el reporte de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y cumplimiento de los compromisos de reducción o en el impulso a la electromovilidad. En la COP24, la delegación chilena tuvo una participación bastante activa en las negociaciones de las decisiones que se tomaron, entonces ésta es una oportunidad para fortalecer ese rol. 

Lo segundo es que esta Cumbre consolidará la instalación del tema en Chile. Actualmente en nuestro país ya no se habla de desarrollo económico a secas, sino más bien de desarrollo sostenible, lo que da cuenta de un cambio de mentalidad. Las empresas, especialmente las grandes, han creado gerencias de sustentabilidad; Corfo está empeñada en desarrollar el eje de la economía circular; y hay una mayor actividad en materia de políticas públicas vinculada a la sostenibilidad y a las medidas de mitigación y adaptación al cambio climático”. 

Lea este artículo completo en InduAmbiente 156 (enero-febrero 2019), páginas 42 a 47.