Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Los Cowboys y la Economía Circular de Boulding

Sebastián Videla

Sebastián Videla 155X155
Consultor Senior

Cuando nos referimos a la economía circular estamos intentando cambiar el paradigma productivo de los sistemas lineales hacia sistemas cerrados, que en palabras de Kenneth E. Boulding sería el intento de pasar de la economía abierta de los cowboys a la economía de la nave espacial Tierra. En el Foro Mundial Económico de Davos de 2012, la Fundación Ellen MacArthur y McKinsey Company plantearon que la economía circular permitiría generar anualmente 630 mil millones de dólares solo considerando una parte de los sectores industriales europeos. Hoy hay muchos ejemplos aplicados que muestran los beneficios de la circularidad de los bienes. Sin embargo, la evolución de un paradigma a otro no es solo cuestión de demostración fáctica; tiene relación con la convicción de que el cambio es necesario para asegurar la sobrevivencia de la sociedad humana. La sociedad esta cada vez más consciente de que hemos llegado al límite de un modelo de crecimiento basado en el consumo y producción no sustentable.

En Chile, la sola dictación de la Ley REP está mostrando efectos colaterales significativos, como ha sido la pronta eliminación de las bolsas plásticas, y algo que es menos visible, un conjunto de iniciativas a pequeña escala, tanto de individuos como comunidades, que empieza a mostrar signos del surgimiento de una cultura de la sustentabilidad de gran impacto en el futuro cercano, y que se difundirá rápidamente hacia el sistema económico.

En proyectos que estamos realizando, hemos constatado que en distintos barrios de viviendas sociales la gente se ha organizado en torno al reciclaje, el compostaje y el reúso de materiales, algo impensado en Chile hace una década. Estas señales se ven fortalecidas con el apoyo que tienen programas de economía circular no solo en el país sino a nivel mundial. Sin embargo, los cambios sustanciales aún están por venir, donde pasaremos de la economía basada en el concepto de existencia de recursos naturales ilimitados a la economía circular, donde nada se pierde, todo se transforma en nuevos bienes. En este cambio, la sociedad exigirá nuevos planteamientos económicos y ambientales, en una visión cuyo desarrollo se irá profundizando fuertemente. Así se daría cumplimiento a la idea de Kenneth E. Boulding cuando hace más de 50 años señalaba que tener una visión de la crisis de largo plazo puede predisponer a la gente a tomar acciones inmediatas y dedicar más esfuerzo a su solución, pese a que él reconocía que su planteamiento podía ser muy optimista.

Columna publicada en InduAmbiente 156 (enero-febrero 2019), página 17.