Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Bienvenida la COP25

Sergio Prenafeta



Sergio Prenafeta COLUMNISTA 155x155
Comunicador Científico

Hace algún tiempo, al llegar en auto a Copiapó me costó una reprimenda de mis hijos. Les había prometido que al primero que divisara el río recibiría un regalo como recompensa. De inmediato aceptaron el desafío, pero una vez que entramos al puente la decepción fue total. “Aquí no existe río alguno. Esto es una trampa”, reclamaron. Pero luego surgió la pregunta: ¿Por qué se perdió el agua? Sin duda, fue una excelente oportunidad para incorporarlos -en medio de sus vacaciones- al mundo del medio ambiente y a la respuesta del ser humano frente a lo que acababan de ver.

Años más tarde, ya adultos, pasaron por Copiapó y Chañaral y los encontraron sumidos en el barro y la desesperación: sucesivos aluviones que destruyeron vidas y esperanzas colectivas. La reflexión surgió de inmediato: ¿Qué nos está sucediendo?, ¿Por qué cada vez ocurren más desastres en Chile? Y, sobre todo, ¿Qué estamos haciendo para aplacarlos?

Hace 25 años que circula en el país Revista InduAmbiente, donde está el relato objetivo y directo de la historia y génesis del cambio que ocurre en la relación del ser humano con el medio que le rodea. Ya en 1993 abordó lo que estaba sucediendo con la contaminación atmosférica en Santiago a propósito del Decreto Supremo N° 4 del Ministerio de Salud, anticipo de lo que fue, al año siguiente la promulgación de la Ley 19.300 sobre Bases del Medio Ambiente y la creación de la Comisión Nacional respectiva. Sus páginas se abrieron en amplitud para comentar lo que pasaba en Chile y el mundo.

Los temas comenzaron a vincular también a las investigaciones científicas y nuevas carreras que se creaban en torno al medio ambiente. Después, ante los requerimientos del país, se concretó la creación del Ministerio del Medio Ambiente. Grandes avances, sin duda.

Hoy preocupan las consecuencias innegables del cambio climático, entre ellas el alza del nivel del mar que podría llegar al doble de lo previsto para 2020. Razones: el descongelamiento de los témpanos y de la masa polar de Groenlandia y la Antártica. También, por cierto, la sequía que se extiende de manera dramática.

Son temas que nos interesan y que serán examinados en la Conferencia Anual sobre Cambio Climático (COP25), cuya sede tendrá lugar en Chile en enero de 2020.

Debemos pensar que estamos preparados para participar activamente en esta cita mundial, conociendo en terreno todos los esfuerzos e iniciativas realizadas desde el ámbito público y privado, así como político y científico del país, asidos tanto a un optimismo prudente como a un pesimismo esperanzador.

Columna publicada en InduAmbiente N° 155 (noviembre-diciembre 2018), pág. 95.