Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Oscuro y Viscoso Peligro

Oscuro y Viscoso Peligro

Prevención para trabajadores expuestos a polución por combustión diésel.

 



Agosto de 2010, región de Atacama. Todo Chile pendiente del destino de los 33 mineros que quedaron atrapados 700 metros bajo tierra. ¿La causa? Una explosión de roca a centenares de metros de profundidad, que provocó una serie de derrumbes en la mina San José.

Al recordar este accidente, que pasó a la posteridad por su feliz desenlace, se tiende a vincular los derrumbes y deslizamientos de rocas con los mayores peligros asociados a las faenas mineras subterráneas.

Sin embargo, tanto en la minería bajo tierra como en otro tipo de operaciones productivas existe un agente de riesgo que también puede causar serios estragos en la salud e integridad de los trabajadores. Ello, aunque de forma sigilosa y a largo plazo.

Se trata de la exposición a gases de escape provenientes de la combustión de motores, maquinarias o equipos que usan diésel como combustible. Así, el personal que opera estas máquinas o equipos en ambientes cerrados (minas subterráneas, canteras, edificios en construcción, talleres o túneles, etc.), están expuestos a varios tipos de contaminantes.

Efectos en la Salud

Según el documento “Estudio de exposición a material particulado diésel en obras civiles subterráneas”, del Instituto de Salud Pública (ISP), en los humos del escape que descarga el motor diésel se pueden encontrar principalmente los siguientes compuestos:
 
-    Gases: Monóxido de carbono, dióxido de carbono, dióxido de azufre, y óxidos de nitrógeno, entre otros.
-    Compuestos Orgánicos Volátiles (COVs): Hexano, heptano, benceno, tolueno, etc.
-    Hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAHs): Naftaleno, acenaftileno, acenafteno, fluoreno, fenantreno, etc.
-    DPM (material particulado diésel, por su sigla en inglés): Puede contener carbono elemental, carbono orgánico y carbono de carbonatos.
-    Metales: Arsénico, cadmio, cromo, cobre, mercurio, níquel, plomo, selenio y zinc.

Los impactos que la exposición prolongada a los gases de escape de motores diésel son variados. Al respecto, Esteban Villarroel, Especialista Senior de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), explica: “La exposición a humos de combustión incompleta (pirólisis) de diésel genera irritación del tracto respiratorio superior y molestias a nivel ocular. Sin embargo, si esta exposición se realiza de manera permanente y no controlada, la evidencia científica avalada por diversos estudios de organismos referenciales como la IARC (Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer) y WHO (Organización Mundial de la Salud), le atribuyen a éste características y propiedades cancerígenas, en particular, cáncer de pulmón”.

Prevención

Las empresas mineras pueden adoptar una serie de medidas preventivas y de control para resguardar la salud de los trabajadores.

En esa dirección, Villarroel comenta sostiene: “La reglamentación vigente señala que en toda mina subterránea se deberá disponer de circuitos de ventilación, ya sea natural o forzado, a objeto de mantener un suministro permanente de aire fresco y retorno del viciado, asegurando que en todo momento estos flujos sean de cantidad para abastecer las necesidades del personal”.

Desde un punto de vista del diseño, añade el especialista, en todos los lugares de la mina donde acceda personal, el ambiente deberá ventilarse por medio de una corriente de aire fresco de no menos de 3 m3/min por persona. “Este caudal está regulado tomando en consideración el número de trabajadores, la extensión de las labores, el tipo de maquinaria de combustión interna, las emanaciones naturales de las minas y las secciones de las galerías”, precisa.

Asimismo, el experto de ACHS afirma que no está permitido la ejecución de trabajos en el interior de las minas subterráneas, cuya concentración de oxígeno en el aire, en cuanto a peso, sea inferior a 19,5%.

Lea este artículo completo en InduAmbiente 156 (enero-febrero 2019), páginas 88-89.