Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Reutilización de Aguas Servidas: Una Gran Oportunidad

Roberto Saldaña



Roberto Saldaa 155x155
Jefe de Procesos en SUEZ Chile

En un contexto de cambio climático y ante la intensa sequía que afecta a amplias zonas de nuestro país, las experiencias internacionales de reutilización de aguas servidas cobran especial relevancia.

Esta idea no es nueva. En la ciudad de Windhoek, capital de Namibia, en África, existe desde 1968 un sistema de reciclado directo de dicho recurso que produce actualmente 21.000 m3/día de agua potable.

El año 2011 tuve la oportunidad de visitar el condado de Orange, en California. Permanecí todo un día en la planta de tratamiento de aguas servidas que es parte del Sistema de Reabastecimiento de Agua Subterránea (Groundwater Replenishment System - GWRS).  Este es el mayor a nivel mundial de reúso indirecto de aguas servidas, mediante la reinyección en napas subterráneas. Actualmente tiene una capacidad de producción de 378.000 m3/día (4.375 l/s), la que espera aumentar a 492.000 m3/día (5.694 l/s) en el año 2023.

El sistema consiste en tres pasos: microfiltración, osmosis inversa y luz ultravioleta con peróxido de hidrógeno. Así, produce agua de alta calidad que cumple y supera los estándares estatales y federales de agua potable. Este recurso purificado se bombea y reinyecta en las napas subterráneas donde se filtra naturalmente complementando los suministros de agua potable del condado y mantiene el equilibrio hidráulico de las napas.

A estos dos casos exitosos de reúso de aguas servidas se suman muchos otros con distintas finalidades, como los de Arabia Saudita, Australia, Chipre, Israel, Perú, México, Jordania, Israel, Singapur.

Estas experiencias cobran especial relevancia si se considera la sequía que viven extensas zonas de nuestro país y el destino del efluente de las plantas de agua servidas existentes, operadas por las empresas sanitarias con concesión a través de todo Chile.

De acuerdo al último informe de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), el 81,6% de las aguas servidas tratadas a nivel país (proveniente de 244 plantas) va a dar a cursos de agua, un 12,7% (38 plantas) termina en el mar, un 3,7% (11 plantas) se ocupa en riego, un 1,7% (5 plantas) se descarga en algún cuerpo de agua, y un 0,3% (1 planta) se entrega para uso industrial.   

Vale decir, si se suma lo utilizado en riego y a nivel industrial, el reúso solo alcanza el 4% del total de las plantas instaladas. Además, debemos considerar que de acuerdo con las estadísticas el año 2018, estas plantas produjeron en promedio un total de 40.076,0 l/s, según el informe anual de medio ambiente del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Considerando la experiencia internacional, en cuanto a casos de reúso exitosos, la reutilización de las aguas servidas en Chile choca de frente con nuestra legislación.

Teniendo en cuenta todo lo anterior y dado el horizonte cada vez más complejo que deberemos enfrentar debido al cambio climático, la modificación y actualización de la ley se hace cada vez más urgente.

Columna publicada en InduAmbiente N° 160 (sept-oct), pág. 72.