Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

La Revolución del Aire

La Revolución del Aire

Sabdiel Mella de Same ha aprovechado los flujos naturales del aire.



Un día de 1666, Isaac Newton descansaba a la sombra de un árbol cuando de pronto una manzana cayó junto a él. Este hecho, que después formaría parte del anecdotario de la historia de la ciencia, llamó su atención tan poderosamente que a partir de entonces el genio británico comenzó a trabajar en sus célebres teorías de la gravedad y la física en general.

Tres siglos más tarde, a finales de los años ‘60 y en el lejano Chile, un suceso natural de características similares determinaría el rumbo profesional de un joven estudiante de ingeniería.

Caminando por el parque, Sabdiel Mella quedó absorto observando la trayectoria de una hoja en caída libre. Luego de preguntarse una y otra vez “¿por qué cae así?”, decidió quebrar el esquema, reformular la interrogante y se dijo: “¿cómo es que cae así?”.

Fue este intuitivo cambio de mirada lo que décadas más tarde germinaría como la semilla de una innovadora visión profesional. La misma que dentro del concepto amplio de un “nuevo paradigma” -como él mismo lo describe- lo ha llevado a ahondar en el estudio de la física del aire y, de esta forma, introducir novedosas soluciones en el control de las emisiones atmosféricas y la ventilación industrial en la minería y diversos rubros de la industria de procesos.

Balance Energético

En los primeros años de su carrera, tras egresar de Ingeniería Civil Mecánica de la U. de Chile, Sabdiel Mella dirigió numerosos proyectos de ingeniería en variados sectores productivos. Sin embargo, su principal foco de interés siempre fue el movimiento del aire.

Fue así como sus observaciones del entorno, su vocación y la meditación en el versículo bíblico donde dice “El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu” (Juan 3:8), lo ayudaron paulatinamente a definirse en el que es hasta ahora su principal campo de especialidad.

En 1987 fundó la empresa Same Ingeniería, dedicada a suministrar sistemas para el control de polvo, gases y neblina ácida en faenas mineras y plantas industriales.

Con el tiempo, la firma se transformaría en el Grupo Same, holding que hoy está conformado por cuatro compañías.

A través de las filiales del conglomerado, el ingeniero entrega respuestas a diferentes sectores económicos que necesitan resolver problemas de salud ocupacional asociados a la calidad del aire. Sobre todo, en el caso de la minería, estos servicios contribuyen a aliviar la dolorosa carga financiera y emocional que significa para los trabajadores la alta prevalencia de distintas enfermedades, particularmente la silicosis. Tema que para Sabdiel Mella, desde su juventud, ha sido una de sus grandes preocupaciones.

A mediados de los ’90, luego de cursar una especialización en el extranjero, profundizó en los trabajos virtuales, principio físico que permite resolver problemas de la dinámica (rama de la física) desde una perspectiva de la energía.

Lea este artículo completo en Revista N° 133, páginas 112 a 115.