Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

El Reciclaje, una obligación ciudadana con el planeta

Diego Riveaux



Diego Riveaux Marce1D439A8
Secretario Regional Ministerial del Medio Ambiente
Región Metropolitana

El 17 de mayo se celebró el Día Internacional del Reciclaje. Hace más de 10 años la Unesco estableció el 17 de mayo para conmemorar esta fecha, con el fin de que los ciudadanos tomáramos conciencia de la importancia de aplicar con nuestros residuos la estrategia de Reducir, Reutilizar y Reciclar y, de este modo, combatir eficientemente la acción climática y con ello cuidar el planeta.

El reciclaje no solo protege nuestros recursos naturales y reduce la contaminación sino también genera empleo. Pero, lamentablemente estamos muy lejos de lograr las metas de valorización necesarias para poder paliar el calentamiento global que nos acecha aceleradamente.

De acuerdo a la Fundación Ellen Mac Arthur en el mundo se producen 78 millones de toneladas de residuos al año. Del total tan solo un 14% se recicla, del cual únicamente el 2% se mantiene dentro del círculo de recuperación y reciclaje permanente.

¿Cómo estamos en nuestro país? Actualmente, los chilenos producimos en promedio 1,3 kg de residuos al día. De la bolsa de basura promedio en la Región Metropolitana, se estima que un 50% correspondería a materia orgánica, un 23% a residuos reciclables y un 27% a desechos no recuperables. A su vez, de acuerdo a los datos del 4º Reporte del Estado del Medio Ambiente del Ministerio del Medio Ambiente, en Chile el potencial de residuos a reciclar es de un 24%.

No obstante, lo que realmente se recicla está muy por debajo, lo que significa que prácticamente la mayoría de los residuos terminan en rellenos sanitarios o vertederos, muchos de los cuales son ilegales.

Como Ministerio del Medio Ambiente estamos avanzando fuertemente en la implementación de la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP), que nos permitirá incrementar de forma ostensible estas alarmantes cifras. Sin embargo, de nada sirve que Chile se sume a los acuerdos más ambiciosos durante la COP25 o que el Ministerio del Medio Ambiente establezca fuertes metas de recuperación de productos prioritarios si no somos los propios ciudadanos los que nos comprometamos a reducir la cantidad de residuos que generamos y a recuperar la mayor cantidad posible de éstos para compost o reciclaje.

Para esto no hay dobles lecturas ni matices: estamos destruyendo nuestro planeta y reciclar se convierte en un compromiso y una obligación ciudadana.