Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Retos, oportunidades y el aporte de las empresas a una economía circular

Retos, oportunidades y el aporte de las empresas a una economía circular

Webinar InduAmbiente analizó esos temas y entregó recomendaciones para que los sectores productivos se sumen a esta tendencia y aprovechen sus beneficios para avanzar hacia la sustentabilidad.



Viernes 20 de noviembre de 2020.- Un interesante análisis del rol que deben jugar las empresas en la transición de Chile hacia una economía circular, poniendo énfasis en los desafíos y oportunidades que enfrentan como generadoras de residuos y también en el aporte que pueden hacer como gestoras de soluciones para sumarse a este nuevo paradigma productivo.

Eso fue parte de lo que ofreció el webinar realizado hoy por InduAmbiente, con la participación de Guillermo González, Jefe de la Oficina de Economía Circular del Ministerio del Medio Ambiente; Jorge Cáceres, Director del Centro de Medio Ambiente y Energía de la Sofofa; y Gonzalo Velásquez, Gerente de Medio Ambiente de Hidronor Chile.

Los especialistas coincidieron en señalar que el proceso de transformación hacia la circularidad representa un reto tan enorme como necesario para el país. Asimismo, resaltaron algunas iniciativas que se están impulsando desde el sector público y privado para ir en esa dirección y entregaron recomendaciones para que los sectores productivos se sumen a esta tendencia y aprovechen sus beneficios para avanzar hacia la sustentabilidad.

El evento contó con la colaboración de Hidronor y ORBE Consultores, y el patrocinio del Ministerio del Medio Ambiente y del Centro de Medio Ambiente y Energía de Sofofa.

Ejes y hoja de ruta

Datos del Ministerio del Medio Ambiente indican que en Chile generamos aproximadamente 400 kilos de basura por persona al año, mientras que la tasa de reciclaje domiciliario apenas llega al 4% y a nivel general bordea el 10%. Por otra parte, el país se ha impuesto metas claras para avanzar hacia un desarrollo sostenible: ser carbono neutral al año 2050, promoviendo una economía baja en carbono y capaz de mitigar y adaptarse al cambio climático.

En ese contexto, transitar desde la economía lineal en que estamos inmersos hacia una de tipo circular aparece como una tarea clave y muy conveniente para afrontar esos desafíos, considerando los beneficios económicos, ambientales y sociales que trae este modelo productivo. Entre éstos destacan el reaprovechamiento al máximo de los recursos y materias primas en los ciclos productivos, el impulso al reciclaje, la reducción en la emisión de gases de efecto invernadero asociada a la descomposición de residuos acumulados en vertederos y al gasto energético de los procesos industriales, la apertura de oportunidades de negocios y la generación de nuevos empleos más sustentables.
Así lo destacó Guillermo González, quien en su presentación repasó el trabajo que viene realizando el Ministerio del Medio Ambiente (MMA) -buena parte en conjunto con otras instituciones públicas y privadas- para avanzar hacia un Chile circular, poniendo énfasis en "que las empresas juegan un rol fundamental para alcanzar los objetivos y las metas propuestas". Sobre ese escenario, señaló que los esfuerzos se han ordenado en cuatro ejes:

• La implementación de la Ley 20.920 que establece la Responsabilidad Extendida del Productor (REP), fijando metas ambiciosas de valorización para seis productos prioritarios.
• La elaboración de una Estrategia Nacional de Residuos Orgánicos que representan el 58% de la basura domiciliaria, hoy en consulta pública, con miras a pasar del 1% de reciclaje actual a un 66% al año 2040.
• La lucha contra la contaminación causada por los plásticos, mediante la dictación de la ley que prohíbe la entrega de bolsas en el comercio y el proyecto que busca acabar con el uso de plásticos de un solo uso en los establecimientos de comida y reparto. A eso se suman las iniciativas público-privadas "Circula el Plástico" que reúne a empresas comprometidas con que al año 2025 el 100% de los envases de este material que pongan en el mercado sean reciclables o reutilizables o compostables; y la implementación de una ecoetiqueta que informe a los consumidores sobre la reciclabilidad de los envases en los productos que adquieren.
• El desarrollo de una hoja de ruta para la economía circular al año 2035 en el sector construcción que genera cerca del 35% de los residuos a nivel nacional.

"Al avanzar en cada uno de estos ámbitos nos fuimos encontrando con problemas comunes que se repetían como obstáculos para las distintas iniciativas, por lo cual decidimos abordarlos con una mirada más amplia e integral y, en marzo pasado convocamos a representantes de empresas, de la academia y de la sociedad civil para empezar a construir una hoja de ruta a la economía circular con un horizonte de 20 años", explicó González. El representante del MMA añadió que este trabajo tiene metas preliminares ambiciosas, como "pasar del 4% de reciclaje domiciliario actual a un 65% en el 2040. Y en ese camino generar 180 mil nuevos empleos circulares".

El aporte de los gestores

La segunda charla de la jornada abordó el aporte de los gestores de residuos en la transición de Chile a la economía circular, y estuvo a cargo de Gonzalo Velásquez, Gerente de Medio Ambiente de Hidronor Chile, empresa con más de veinte años de experiencia en el manejo integral de residuos, especialmente industriales y peligrosos.

El ingeniero civil bioquímico señaló que, si bien en nuestro país la mayor parte de los residuos sigue yendo a disposición final, hoy en día los gestores deben estar preparados para responder al cambio de paradigma que plantea la necesaria transición del país hacia una economía circular. En ese sentido, destacó que la compañía ha ido adecuando sus servicios a este nuevo escenario y ya cuenta con experiencia relevante, por ejemplo, en la valorización de algunos productos priorizados en la Ley REP como neumáticos, aceites lubricantes usados, envases plásticos y aparatos electrónicos (reciclaje de electrodomésticos).

"Uno de nuestros principales desafíos hoy en día es generar valor para la Ley REP", apuntó Velásquez. Y agregó que uno de las barreras más importantes que han identificado para desarrollar esta labor y aportar a la economía circular es la falta de un mercado donde se puedan comercializar los productos que se obtienen del reciclaje.

Barreras, oportunidades y recomendaciones

La tercera charla estuvo a cargo de Jorge Cáceres, Director Ejecutivo del Centro de Medio Ambiente y Energía de la SOFOFA, quien presentó la visión del sector industrial frente al desafío de transitar hacia una economía circular, así como el trabajo que están liderando para aprovechar las oportunidades que entrega este modelo de desarrollo.

En ese contexto, indicó que el primer rol de las empresas es el cumplimiento normativo que, en lo más inmediato, se traduce en responder a las exigencias de la Ley REP, la cual entre otros aspectos obligará a las empresas a implementar sistemas de gestión para hacerse cargo de los productos prioritarios.

Destacó también que los sectores productivos juegan un papel relevante mediante la participación en instancias consultivas para, por ejemplo, elaborar regulaciones apropiadas para avanzar hacia una economía circular considerando que en ocasiones existen impedimentos normativos o administrativos para aprovechar algunos residuos en otros procesos productivos. "Esa es una de las barreras más importantes que se deben abordar. Hace falta, por ejemplo, un procedimiento claro y expedito para reclasificar un residuo como un subproducto que puede ser valorizado", aseguró.

Luego detalló algunas referencias internacionales al respecto y comentó que, siguiendo esa misma lógica, están trabajando en un proyecto para que ciertos materiales con potencial de valorización como las escorias, las cenizas volantes y los residuos de la construcción sean reconocidos como subproductos industriales que pueden ser reutilizados en otros procesos productivos.

De manera concordante, Guillermo González agregó que efectivamente el esquema regulatorio actual responde a la lógica de la economía lineal y que es necesario introducir cambios para ampliar las opciones de valorizar residuos.

Jorge Cáceres destacó además algunas iniciativas que han impulsado desde el sector industrial para aportar a la circularidad como la certificación de los recicladores de base, el APL para el eco etiquetado de envases y la generación de Sofofa Hub, un espacio de conexión entre empresas, emprendedores, mundo académico y científico para desarrollar innovaciones que permitan migrar hacia un modelo de economía circular.

Finalmente, los tres especialistas entregaron algunas recomendaciones para que los sectores productivos en Chile se sumen a este nuevo paradigma, coincidiendo en que es necesario que esta transición se entienda como una oportunidad para mejorar los procesos productivos y fortalecer las estrategias de desarrollo de las empresas para avanzar hacia la sustentabilidad.