Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Inspección Necesaria

Inspección Necesaria

Técnicas para la detección eficaz de pesticidas residuales en alimentos.



Durante el siglo XX, con el desarrollo de la agricultura tecnificada y a gran escala, hicieron su aparición una serie de plagas hasta entonces desconocidas. Fue entonces, sobre todo después de las guerras mundiales, cuando se expandió el uso de pesticidas sintéticos, o agroquímicos, para controlar estos problemas que afectaban las cosechas.

Los plaguicidas son un variado número de sustancias que se utilizan para proteger a los animales y plantas de los efectos negativos de otros seres vivos que, por su acción y expansión numérica, pueden convertirse en una plaga. Su función es combatir, controlar, prevenir o eliminar un brote, sea éste de insectos, microorganismos (hongos,  bacterias, etc.), mamíferos (roedores), moluscos o nemátodos.

Los pesticidas pueden producirse mediante síntesis química, biológica o bien ser productos naturales.

Actualmente, a nivel mundial se utilizan principalmente los plaguicidas sintéticos o agroquímicos, que se aplican para el control de diversas plagas en las áreas agrícola, sanitaria y veterinaria.

Sin embargo, su aplicación conlleva, además del efecto de proteger los cultivos, una serie de impactos sobre la salud de los trabajadores agrícolas y contaminación al medio ambiente.

Así lo afirma Víctor Navia, Gerente Comercial de Analab, laboratorio especializado en análisis de pesticidas en frutas, hortalizas y otros alimentos. “Es conocido el efecto de los plaguicidas en la salud, tanto los agudos como los crónicos, que dependen principalmente de las características del plaguicida y de la exposición al mismo”, señala.

Clasificación

Según su función, los pesticidas se clasifican en insecticidas, acaricidas, fungicidas, nematocidas, herbicidas, fitorreguladores, molusquicidas y protectores de la madera.

En Chile hoy existen laboratorios especializados en la detección de estos plaguicidas, que permanecen de manera residual en cultivos diversos, como también en otros alimentos de consumo masivo.

La labor de estas entidades es fundamental ya que se vinculan directamente con el resguardo de la salud de los trabajadores agrícolas, de la protección del medio ambiente y de la calidad de estos productos, muchos de ellos de exportación.

Para atender estos requerimientos, Analab provee servicios de screening –o análisis– de multirresiduos de plaguicidas en frutas, hortalizas, vinos y cereales, entre otros productos. Sus instalaciones cuentan con equipamiento que permite hacer un barrido de más de 300 ingredientes o principios activos que se aplican en la agricultura local.

“Esto permite determinar un amplio espectro de residuos de numerosos grupos de pesticidas, que incluyen organoclorados, organofosforados, carbamatos, triazinas, piretroides, organonitrogenados y de muchos otros nuevos grupos químicos”, afirma.

Respecto a la capacidad técnica de los servicios de la compañía, Navia destaca que “nuestro nuevo screening multirresiduos para pesticidas incluye prácticamente todos los insecticidas y fungicidas de uso habitual en nuestra realidad agrícola, además de gran parte de los herbicidas”.

QuEChERS

Por su parte, el laboratorio Cesmec-Inspectorate –perteneciente a Bureau Veritas–,  también entrega servicios de análisis para la detección de agroquímicos residuales.

Rodrigo Torres, Jefe de Calidad, Seguridad y Medio Ambiente, comenta que la entidad posee un screening implementado y validado para las matrices fruta y hortalizas, que incluye a alrededor de 250 principios activos aplicados a los cultivos.


Lea este artículo completo en InduAmbiente Nº 126 (enero-febrero 2014), páginas 66 a 69.