Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Al Alcance

Al Alcance

Las estaciones portátiles facilitan el monitoreo de la calidad del aire.



El lunes 22 de junio marcó un hito. Por primera vez en 16 años, la autoridad decretó emergencia ambiental debido a la mala calidad del aire en Santiago. La disposición implicó la salida de circulación de gran parte del parque automotor capitalino y la paralización de más de dos mil fuentes industriales contaminantes.

Actualmente, tanto en Santiago como en otras ciudades de Chile, la calidad del aire se mide con estaciones que incluyen instrumentos designados por la EPA (Agencia de Protección Ambiental de EE.UU.) como “métodos de referencia o equivalentes”,o bien con unidades que cuenten con certificación de alguna de las agencias de los países miembros de la Unión Europea.

Debido al alto costo de estas estaciones “normativas”, la EPA y otras entidades de Europa han enfatizado en la necesidad de contar con sensores y estaciones de buenas especificaciones, pero de menor costo y tamaño, para complementar las redes de monitoreo existentes (EPA, DRAFT Roadmap for Next Generation of Air Monitoring, 2013).

Como resultado de los esfuerzos tecnológicos en esa dirección, hoy existe una amplia gama de estaciones de medición de la calidad del aire portátiles, que permiten contar con más puntos de medición y facilitan la monitorización de las industrias a sus operaciones.

Así lo explica Carlos Saul, Gerente General de Ambiente y Tecnología, quien precisa que estos equipos tienen la calidad de “integrados”. Es decir, incluyen sensores diferentes para medición de gases, partículas (MP10 y MP2.5) y meteorología, en un gabinete de pequeño tamaño, fácil de transportar e instalar.

Una de estas unidades es la estación compacta de monitoreo de gases AQM 65, de Aeroqual, dotada con sensores de tecnología GSS. Diseñada para monitorear la calidad del aire con un reducido costo de inversión inicial, este dispositivo cubre la brecha que había entre las estaciones de referencia con analizadores aprobados por EPA, y los denominados ”tubos de muestreo por difusión”.

Según el experto, el AQM 65 entrega información precisa sobre un amplio rango de contaminantes en el aire –incluyendo hasta seis gases– más MP 10, MP 2.5 y parámetros medioambientales, como temperatura, humedad, velocidad y dirección del viento y ruido.

“La información se almacena internamente, usando una tarjeta SD, y está disponible en tiempo real vía modem GSM u otras opciones de comunicación. Además, tiene un bajo consumo eléctrico, por lo que es posible alimentarlo tanto desde la red eléctrica como con paneles solares”, sostiene Saul.

Y añade: “Todo esto, sumado a su tamaño adecuado, facilita su instalación en áreas urbanas y zonas remotas”.

Las principales aplicaciones del AQM 65 son:
§  Monitoreo del aire urbano o en industria.
§  Túneles y monitoreo de carreteras.
§  Análisis de tendencias y visualización de puntos críticos.
§  Monitoreo en zonas industriales, en el perímetro de éstas o en otros puntos determinados.
§  Aeropuertos.

Material Particulado 

Otro instrumento disponible es la estación portátil de monitoreo de MP10 y MP2.5 Dust Sentry PM10, también de Aeroqual. Este dispositivo se puede configurar para diferentes aplicaciones y en sectores diversos, tales como construcción, residuos, minería y transporte, junto con consultoría e investigación.

“El monitor está diseñado para proveer una medición confiable de partículas de MP 10, en tiempo real, utilizando la probada tecnología nefelométrica de dispersión de la luz y ciclones de alta precisión”, señala Carlos Saul.

Lea el artículo completo en Revista InduAmbiente N° 135, págs. 56-57.