Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

¡Peligro a la Vista!

¡Peligro a la Vista!

Más del 10% de los accidentes laborales afectan la zona ocular.

La “Fiesta de la Cholga”, en Lirquén (Región del Biobío), no le trae buenos recuerdos a Óscar Lazcano. Como propietario de una empresa proveedora de show pirotécnicos, le correspondió montar un espectáculo de fuegos artificiales al cierre de una de sus recientes ediciones. Pero algo salió mal; un explosivo detonó antes de lo previsto y le provocó un severo trauma ocular. No perdió la visión pero estuvo cerca.

Como él, son muchos los chilenos que sufren lesiones a la vista mientras realizan sus rutinas de trabajo. Solo la Mutual de Seguridad atendió 49.696 casos de accidentes con lesiones de ojo entre los años 2010 y 2013, representando éstos el 11,03 de los accidentes denunciados por empresas adherentes a esta entidad.  

Los principales problemas reportados fueron:

- Cuerpo extraño en parte exterior del ojo: 31.443 casos
- Conjuntivitis: 5.898
- Traumatismo del ojo y la órbita no especificada: 4.273
- Traumatismo de la conjuntiva y abrasión córnea: 1.792
- Úlcera de la córnea: 1.205
- Queratoconjuntivitis: 1.190
- Quemaduras del ojo y anexos: 1.104

Protección Especial

Aunque parezca de perogrullo, la prevención es fundamental para reducir los accidentes oculares. En ese contexto, Michael Cisternas, Director de Innovación del Centro de Cultura de Seguridad de la Mutual, comenta: “Los ojos efectivamente necesitan protección, de manera especial cuando se realizan trabajos con presencia de chispas y salpicaduras, labores de corte, golpes, lavado de piezas y proyección de partículas. Y también si se trabaja con sustancias como grasa y en actividades de cambio de aceite, limpieza de frenos y del carburador, lavado de buses y en todas aquellas del día a día que impliquen contacto con los ojos”.

Agrega que las empresas deben desarrollar programas obligatorios para el resguardo de los ojos y proveer el uso de elementos de protección efectivos. Esto, considerando que el artículo 184 del Código del Trabajo señala que “el empleador estará obligado a tomar todas las medidas necesarias para proteger eficazmente la vida y salud de los trabajadores, informando de los posibles riesgos y manteniendo las condiciones adecuadas de higiene y seguridad en las faenas. También debe disponer de los implementos necesarios para prevenir accidentes y enfermedades profesionales”.

En relación a los elementos de protección, Cisternas plantea que “los lentes tienen que ajustarse correctamente y ser del tipo apropiado según el peligro detectado. Además, el personal ajeno a una tarea específica debe mantenerse fuera de las áreas de trabajo o detrás de las barreras de protección. Y es conveniente que conozca los procedimientos básicos de primeros auxilios en caso de accidente que afecte los ojos, así como consultar la hoja de seguridad del producto que se está utilizando para determinar el uso adecuado del tipo de lentes y los posibles daños a los ojos y los primeros auxilios en caso de emergencia”.

Desde Anteojos a Máscaras

El experto de la Mutual precisa que las empresas, antes de seleccionar los elementos de protección personal a utilizar, deben identificar los peligros a los cuales están expuestos los trabajadores, evaluar los riesgos y definir las medidas de control de acuerdo a las actividades que se están realizando. “Estas medidas podrían enfocarse sobre la fuente, el medio o el trabajador, o en una mezcla de ellos. Dependiendo la labor que se realiza, el personal podría utilizar anteojos de seguridad con protección lateral, gafas de seguridad, protectores faciales, cascos o máscaras para soldar, y máscaras de protección respiratoria de cara completa”, afirma Michael Cisternas.


Lea este artículo completo en InduAmbiente N° 138 (enero-febrero 2016), páginas 74-75.