Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Juan Ignacio Poch Piretta

Gerente General, AMS Consultores.

IA 149 Juan Poch180x180

Buscar la excelencia. Ese ha sido el leitmotiv de Juan Ignacio Poch en sus más de 13 años de actividad profesional. Es un periodo en el que también ha procurado ejercer un liderazgo positivo, alineando a los profesionales a su cargo hacia un objetivo común.

Así lo pueden testificar sus socios y colaboradores en AMS Consultores, de la que es Gerente General desde 2016, tras desempeñarse por más de 12 años en el mercado medioambiental.

Con formación de Ingeniero Comercial, tiene un conocimiento integral de las materias ambientales en todo el ciclo de vida de los proyectos, apoyando a través del tiempo a un sinnúmero de compañías: desde la generación de estrategias ambientales y dirección de Estudios de Impacto Ambiental, hasta el seguimiento de los compromisos ambientales en etapas de construcción y operación.

Sobre el futuro de AMS es muy optimista: “Apuntamos a ser la mejor empresa de medio ambiente en Chile al 2022, utilizando nuestros valores como delimitación de nuestro actuar. Para eso, contamos ya con más de 20 profesionales con gran experiencia en el desarrollo de proyectos medio ambientales. Con este equipo, queremos seguir aportando valor a nuestros clientes en el desarrollo de sus proyectos y crecer con ellos”.

Agrega que los buenos resultados de la consultora son fruto, en primer lugar, del trabajo duro, porque, como decía su abuelo, “en la única parte donde éxito aparece antes de trabajo es en el diccionario”.

También porque AMS aporta una nueva mirada: “la consultoría es muy antigua y los modelos de negocio no han tenido grandes cambios durante el último tiempo. Nosotros tratamos de incorporar dentro del modelo la actual sociedad en la que vivimos, sobre todo para encantar a las nuevas generaciones millennials que buscan algo que el antiguo modelo no resuelve. Con esto pretendemos darle sustentabilidad dentro de nuestras asesorías, tanto a los clientes como a nosotros mismos”, explica.

Se confiesa gritón, aunque no por ser enojón, sino por su descendencia italiana y por tratar de captar desde niño la atención en una familia en la que sus dos hermanos, Andrés y José Luis, también ingenieros, eran mucho mayores que él. Además se asume, como buen catalán, muy porfiado.

“Las discusiones deben tener argumentos contundentes para cambiar mi opinión”, señala.

Publicado en InduAmbiente 149 (noviembre-diciembre 2017), pág. 121.