Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Energía desde los Lodos

Energía desde los Lodos

Un novedoso proceso provee combustible a partir de lodos de pisciculturas.

¿Qué le parecería abastecer su caldera con un combustible de alto rendimiento, pero más barato y más amigable con el medio ambiente? Suena atractivo, ¿cierto? Pues bien, eso es lo que justamente ofrece un innovador proceso desarrollado en Chile para obtener pellets a partir de lodos de pisciculturas.

Esta iniciativa, pionera y única en el mundo, no solo puede traer beneficios económicos importantes para diversos sectores industriales que requieren de suministro térmico, sino que también contribuye a reducir uno de los graves impactos ambientales que genera el cultivo de peces, al valorizar dichos residuos como materia prima para fabricar un combustible de alto poder calorífico, seco, sólido, inerte, estable, manipulable y acopiable.

Asimismo, el uso de este proceso y la posterior reutilización térmica del combustible generado, podría ayudar a la industria acuícola a disminuir notablemente su huella de carbono, como también a recuperar los cursos de agua superficial y, a largo plazo, la calidad de los fondos marinos donde se enclavan los centros de engorda. Todo ello sumado a una rebaja de sus costos por energía.

De Residuo a Combustible

El inventor del proceso de producción de este combustible es el empresario Tulio Guevara, Gerente y Jefe de Proyectos de la empresa Calormática, quien ha dedicado más de 20 años a diseñar y suministrar equipos térmicos a la acuicultura nacional, especialmente sistemas de agua temperada para incubación de salmones y otras especies. Producto de esa larga experiencia y de la inquietud por las energías renovables no convencionales (ERNC), comenzó hace 4 años una investigación que permitió diseñar el proceso de obtención del combustible, empleando como base la materia orgánica que hasta hoy es un desecho industrial de alto impacto ambiental.

A principios de junio el Instituto Nacional de Propiedad Industrial, INAPI, concedió patente de invención a este proceso que busca inertizar la materia orgánica y acondicionar el lodo para su uso en quemadores industriales. Para ello, el residuo pasa por las siguientes etapas:

·         Secado y deshidratado: El lodo se deshidrata completamente para asegurar la eliminación de microorganismos.
·         Estabilización y sanitizado: Mediante calor se elimina cualquier traza de residuos químico-biológicos en la materia tratada.
·         Formado: Consiste en darle forma y tamaño similar a un pellet de madera para hacerlo acopiable y manipulable.

Como ya se indicó, el resultado final de este proceso es un pellet o gránulo seco y sólido, acopiable, inerte y de alto potencial calórico. “Hemos podido comprobar, en mediciones independientes, que el poder calorífico del pellet o gránulo obtenido con este tratamiento alcanza valores por sobre los que tienen muchas de las leñas de uso común en el país. Comparativamente el poder calorífico de 1 tonelada de pellet producido en base a lodo es equivalente al calor generado por 504 litros de petróleo diésel, y esto se logra a un costo del 20% del valor del petróleo reemplazado. En cifras de hoy obtener 1 tonelada de pellet cuesta $50.000 y su equivalente en combustible reemplazado cuesta $250.000”, destaca Guevara.

Ventajas Ambientales

Los lodos de pisciculturas se recuperan de los efluentes de los planteles, de donde en forma permanente se extrae tanto el alimento no consumido como las fecas y desechos orgánicos generados por los peces en crianza. Diversos estudios han determinado que estos desechos equivalen a un 23% del peso del alimento que se aporta diariamente a los peces. Vale decir, la base de este lodo es alimento hidratado y contaminado.

Lea el artículo completo en Revista InduAmbiente N° 135, págs. 98-99.