Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Zonificación en Magallanes evalúa productividad agrícola por cambio climático

Zonificación en Magallanes evalúa productividad agrícola por cambio climático

Considera las condiciones edafoclimáticas actuales y futuras, para orientar sobre qué y dónde producir.



Jueves 30 de julio de 2020.- El ministerio de Agricultura inició un proceso de zonificación de las principales áreas agropecuarias en la Región de Magallanes, con miras a entregar orientaciones acerca de la aptitud productiva en la zona considerando las condiciones edafoclimáticas actuales y futuras.

La iniciativa responde a que diversas instituciones de investigación advierten que Chile ya está siendo afectado por el cambio climático, impactando en forma importante al sector agrícola. Esa preocupación toma más fuerza tras el anuncio de la coordinación regional para América Latina de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO): al año 2050 aumentará la población a cifras que habrá que producir un 70% más de alimentos.

Detalles del proyecto

El proyecto, que finalizará en febrero de 2021 y que espera tener los primeros resultados en tres meses, consiste en "una zonificación de la aptitud productiva de las principales áreas agropecuarias en la Región de Magallanes, considerando las condiciones edafoclimáticas actuales y futuras, disminuyendo la incertidumbre sobre qué y dónde producir, sobre todo ante las variaciones climáticas de los últimos años que han afectado la productividad agrícola de la zona", señala un informe técnico.

El Seremi de Agricultura de Magallanes, Alfonso Roux, agrega: "La región, los años anteriores, ha sido afectada por la sequía, pero de aquí a futuro se estima una mayor pluviometría que generará un pequeño aumento de las temperaturas. Por consiguiente, plantas forrajeras que en algún momento no se daban en Magallanes, podrán producirse".

Al término de este estudio se espera obtener una base de datos actualizada –con su correspondiente cartografía– de los recursos climáticos, hídricos y de suelo para las principales áreas agrícolas de la región, en un escenario actual y de cambio climático a 15 y 30 años.