Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Sedimentación de material particulado

Julio Castro
Jefe Área Calidad del Aire, Gestión Ambiental Consultores



En los últimos años, la exigencia de cumplir con alguna norma secundaria para material particulado sedimentable (MPS) en proyectos que ingresan al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental ha aumentado exponencialmente en Chile. Frecuentemente se exige cumplir con la “Norma de calidad del aire para material particulado sedimentable en la cuenca del Río Huasco III Región” (D.S. 4/1992) o en su defecto con las normas de Suiza o Argentina (idéntica a la del estado de Montana, EE.UU.), que son de las pocas normas internacionales de MPS existentes. Llama la atención que países pioneros en regulación sobre calidad del aire como EE.UU. (con la excepción de Montana), Reino Unido o la Unión Europea, no tengan ningún estándar asociado al MPS total.

Una revisión bibliográfica deja en evidencia la baja disponibilidad de expedientes técnicos. En GAC se han buscado estudios que mencionen explícitamente un umbral de deposición de MPS total sobre el cual existan efectos en flora y vegetación por disminución en las tasas de intercambio de CO2, asimilación de carbono, transpiración y fotosíntesis neta. Y no ha habido éxito, toda vez que un umbral de este tipo sería ampliamente variable dependiendo de la morfología foliar y de la anatomía de la especie vegetal a considerar. Farmer, A. M. (1993) en una de las pocas publicaciones disponibles sobre efectos en la vegetación generados por el MPS, muestra umbrales que están asociados a un tipo de fuente específico, por ende, el efecto en la vegetación está implícitamente asociado a la caracterización del MPS. Además, la mayoría de estos umbrales son considerablemente más permisibles que las normas mencionadas.

A nivel internacional, los estudios sobre deposición de contaminantes en recursos naturales están enfocados en el potencial de acidificación de gases y partículas (nitrógeno (N) y azufre (S) total), eutroficación por exceso de nutrientes y caracterización química del MPS a través de análisis de metales pesados y otros elementos trazas tóxicos. Lo anterior, contrasta con la frecuente necesidad de tener que evaluar el MPS total por resuspensión de polvo natural en Chile, lo que probablemente en muchos casos no se justifica.

Dos parámetros muy utilizados en EE.UU. son los umbrales de análisis de deposición y las cargas críticas. El primero corresponde a la cantidad adicional de deposición de N o S bajo la cual el efecto es considerado insignificante, basándose en los niveles naturales de deposición del área evaluada; y el segundo, al umbral sobre el cual la deposición daña recursos sensibles en un ecosistema. Por su parte el Reino Unido cuenta con una base de datos geográfica detallada de deposición de N y S.

En conclusión, la evaluación de impacto ambiental en Chile debiera incorporar el análisis del contenido del MPS y deposición de gases. Siendo más ambiciosos, la gestión de la calidad del aire debe incluir mayor interacción con otros componentes ambientales, como el agua y suelo, integrando un enfoque más amplio o ecosistémico.

Columna publicada en InduAmbiente N° 167 (noviembre-diciembre 2020), pág. 39.