Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Presentan hoja de ruta para guiar transición del plástico hacia la economía circular

Presentan hoja de ruta para guiar transición del plástico hacia la economía circular

Texto elaborado por el Pacto Chileno de los Plásticos plantea 18 desafíos, 35 soluciones y 81 iniciativas a desarrollar.



Viernes 17 de enero de 2020.- Fomentar el diseño circular de envases y embalajes plásticos; habilitar el financiamiento de alternativas más sustentables a los plásticos problemáticos e innecesarios, y apoyar el desarrollo de la red local de recicladores de base, son parte de las soluciones identificadas en la hoja de ruta del Pacto Chileno de los Plásticos (PCP) que se presentó ayer en una actividad liderada por el seremi de Medio Ambiente de la Región Metropolitana, Diego Riveaux, y el gerente general de Fundación Chile, Marcos Kulka.

La actividad contó con la participación de Pablo Terrazas, vicepresidente ejecutivo de Corfo; Luisa Santiago, líder para América Latina de la Fundación Ellen MacArthur, y Andrés Pesce, gerente de Sustentabilidad y Nuevos Negocios de Fundación Chile, y los líderes de las empresas y ONGs socias del PCP.

La hoja de ruta busca convertirse en la estrategia nacional de uso de elementos plásticos para avanzar hacia una economía circular, donde el plástico no impacte en el medio ambiente. Su objetivo es guiar el plan de acción del Pacto Chileno de los Plásticos y ser una herramienta que entregue lineamientos concretos a nivel país a todos los actores involucrados en la cadena de valor de los plásticos, de manera de compartir una visión común y guiar sus estrategias.

En el desarrollo del documento participaron más de 50 organizaciones (80 participantes), quienes identificaron 18 desafíos, 35 soluciones y 81 iniciativas. Entre ellas destacan alianzas tech; recicladores; productores de plásticos y de envases y embalajes; reguladores-Gobierno; gestores de residuos plásticos; municipios; retail & logística; organizaciones que representan a los consumidores, y empresas de productos envasados.

“La contaminación por plásticos ocasionada por un uso y gestión indebido de este material es uno de los principales desafíos que enfrenta nuestro planeta (...) Chile fue el tercer país del mundo en sumarse a la red Global de Pactos por los Plásticos y, de manera colaborativa, hemos sido capaces de desarrollar una hoja de ruta que nos permitirá avanzar fuertemente hacia una economía circular del plástico”, afirmó el seremi del Medio Ambiente de la Región Metropolitana, Diego Riveaux.

Y añadió que “esta hoja de ruta es un avance significativo en la tarea de hacer de Chile un país más limpio porque establece metas ambiciosas y plantea el camino que debemos transitar como país para generar una economía circular de los plásticos, en donde los residuos no existan”.

En la oportunidad la representante para América Latina de la Fundación Ellen MacArthur, Luisa Santiago, afirmó que “la idea no es eliminar el plástico del mundo, sino migrar a un sistema que permita que se quede en la economía y no se convierta en una basura para el medio ambiente. Sin embargo, aseveró que esto conlleva eliminar aquellos que son problemáticos o innecesarios, así como también aquellos materiales peligrosos que causan problemas para mantenerse en esta nueva economía”.

Iniciativas y soluciones identificadas

La hoja de ruta establece los desafíos y las iniciativas de corto, mediano y largo plazo para cada compromiso que ya había sido definido por los miembros del PCP en julio de 2019. Estos retos se convierten en los núcleos traccionantes que se deben cumplir al año 2025 y que deben abordarse en las áreas de innovación, infraestructura, marco regulatorio y cultura.

El núcleo traccionante o meta 1 busca tomar acciones para eliminar los envases y productos plásticos problemáticos e innecesarios a través del rediseño, innovación o modelos de entrega alternativos. Entre las iniciativas que se identifican destacan: desarrollar un estudio que defina un listado prioritario de envases, embalajes y utensilios problemáticos e innecesarios en el contexto chileno, y realizar una convocatoria a emprendedores y proveedores para identificar y apoyar la oferta de alternativas innovadoras en el mercado a los elementos problemáticos.

La meta 2 apunta a que el 100% de los envases y embalajes diseñados sean reutilizables, reciclables o compostables. Entre las acciones descritas para este objetivo figuran: desarrollar una guía de diseño para la reciclabilidad, que se vaya actualizando de acuerdo a los cambios tecnológicos y de infraestructura; generar contenidos educacionales de ecodiseño e implementar programas de innovación abierta entre startups y corporativos, para desarrollar e implementar soluciones circulares de envases y embalajes plásticos.

El compromiso 3 persigue que 1/3 de los envases y embalajes plásticos domiciliarios y no domiciliarios sean reusados, reciclados o compostados para lo cual se propone, entre otros aspectos, generar incentivos a la separación en origen; desarrollar un programa de atracción de inversionistas para instalar plantas de clasificación y/o valorización y apoyar el desarrollo de la red local de recicladores de base.

Finalmente, la meta 4 busca que los envases y embalajes tengan, entre sus distintos formatos, en promedio un 25% de material reciclado. Para ello plantea definir una normativa para la incorporación de material reciclado en envases y embalajes, y utilizar reciclaje post industrial como insumo de material reciclado, comenzando en empaques secundarios y terciarios.

Adicionalmente, la hoja de ruta procura generar, además, capital social, creando relaciones de confianza y colaboración entre todas las partes involucradas en el sistema de los plásticos. Esto se llevará a cabo mediante una plataforma de diálogo transparente e independiente que asegure la igualdad de condiciones y se materializará a través de acuerdos de beneficio compartido que, al implementarse, permitirán avanzar en el progreso de la visión y el bien común.

Pacto Chileno de los Plásticos

Chile es el primer país en Latinoamérica que formaliza e implementa el tercer Pacto de la Red Global de Pactos por los Plásticos, originado en UK el año 2018 por la Fundación Ellen MacArthur. El Pacto Chileno de los Plásticos, firmado en abril de 2019, es liderado por Fundación Chile y el Ministerio del Medio Ambiente, con el fin de repensar el futuro de los plásticos impulsando un modelo que mantiene el material en uso y que evita que termine en el medio ambiente.

Basado en un modelo colaborativo, el PCP trabaja de forma conjunta y articulada, enfocándose en todos los envases y embalajes plásticos puestos en el mercado chileno, generando colaboración e innovación para proponer nuevas formas de fabricación, uso, reutilización y reciclaje de los plásticos.