Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

El Permiso Ambiental Integrado

Eduardo Astorga



Astorga 155X155
Abogado - Consultor Senior

El superávit de permisos ambientales exigidos a los proyectos sometidos al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) requiere de una racionalización. Precisamente éste es el sentido y alcance de la propuesta para crear un “Permiso Ambiental Integrado” que, para las instalaciones que correspondan, agruparía y sustituiría al conjunto de autorizaciones ambientales existentes.

La idea se basa en el concepto de la Prevención y Control Integrado de la Contaminación del modelo europeo, que contempla un conjunto de medidas que se aplican a actividades industriales con un alto potencial de contaminación.

Este mecanismo esencialmente preventivo actúa específicamente sobre la fuente, a fin de asegurar una gestión prolija de los recursos, así como la minimización de los residuos y emisiones a la atmósfera, las aguas y los suelos.

En Chile, las regulaciones de protección para cada uno de los medios receptores (agua, suelo y atmósfera) operan en forma independiente y lo que propone apunta a integrar todos los permisos para los proyectos industriales en un único procedimiento, estableciendo mecanismos de coordinación de los diversos órganos del Estado competentes. Se trata de eliminar las iteraciones y dobles exigencias, lo que permitiría simplificar las autorizaciones para los promotores de proyectos y mejorar el grado de control de la Superintendencia de Medio Ambiente sobre el impacto de las actividades industriales.

En conclusión, el Permiso Ambiental Integrado debe entenderse como la resolución del servicio público competente por la que se permite, para los efectos de la protección del medio ambiente, la vida y salud de las personas, construir y explotar la totalidad o parte de una instalación, bajo determinadas condiciones a fin de garantizar el cumplimiento de la Ley.

Para estos proyectos correspondería unificar los permisos de actividades potencialmente contaminantes de la atmósfera; los de generación, transporte y disposición de residuos; las autorizaciones de emisiones líquidas a aguas continentales, superficiales y subterráneas, así como la de vertidos desde tierra al mar, y otras exigencias contenidas en la legislación sectorial aplicables a distintos sectores industriales.

El Permiso Ambiental Integrado debería contener los valores límite de emisión atmosféricas; las prescripciones que garanticen la protección del suelo y de las aguas superficiales y subterráneas; los procedimientos y métodos de gestión de los residuos generados; los sistemas y procedimientos para el tratamiento y control de todo tipo de emisiones y residuos; las medidas relativas a las condiciones de explotación en situaciones distintas de las normales que puedan afectar al medio ambiente, entre otros aspectos.

Para los proyectos mineros también resulta oportuno y viable desarrollar un esfuerzo de simplificación y armonización de los permisos asociados al SEIA, por ejemplo, fundiendo en una sola autorización los pronunciamientos del SERNAGEOMIN y la DGA respecto de los tranques de relave e incluso de los depósitos de estériles.

Columna publicada en InduAmbiente 159 (julio-agosto 2019), pág. 39.