Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

En Atacama se implementará la planta desaladora más grande de Latinoamérica

En Atacama se implementará la planta desaladora más grande de Latinoamérica

Autoridad ambiental aprobó el proyecto “Enapac” que además se abastecerá con energía solar a gran escala, siendo uno de los más avanzados del mundo.



Copiapó, 27 de septiembre de 2018.- Tendrá una capacidad máxima de producción de 2.630 litros de agua por segundo, contará con abastecimiento propio de energía fotovoltaica a gran escala (100 MW) y con un reservorio de agua con 600.000 metros cúbicos de capacidad.

Esas son las principales características de “Enapac” (Energías y Aguas del Pacífico), el proyecto de desalación de agua de mar con energía solar más grande de Latinoamérica y uno de los más avanzados del mundo, que acaba de ser aprobado por la autoridad ambiental de la Región de Atacama.

La iniciativa es impulsada por Trends Industrial y considera una inversión inicial estimada de 500 millones de dólares. Operando con la tecnología de ósmosis inversa proporcionará agua desalada a diversos clientes industriales de una zona afectada por la escasez del recurso hídrico.

“La aprobación ambiental de Enapac es un hito muy importante para el proyecto y para la Región de Atacama. El proyecto generará oportunidades de empleo en la región y para los proveedores, y nuestra visión es que muchos usuarios puedan acceder a una fuente de agua sustentable de manera que se vayan dejando de utilizar las aguas continentales y las cuencas de la región, la que sufre un severo estrés hídrico. La respuesta del sector industrial al proyecto, especialmente las empresas mineras, ha sido muy positiva y hemos avanzando en conversaciones con muchos de ellos. Estamos seguros de que la aprobación de EIA acelerará esas conversaciones y acuerdos”, comentó Rodrigo Silva, CEO de Trends Industrial.

Por su parte, el Intendente de la región de Atacama, Francisco Sánchez, catalogó como “una muy buena noticia” el avance del proyecto: “Esto ha sido un trabajo bastante acucioso de parte de la empresa y de los organismos nuestros, de la institucionalidad del Estado, y esto representa un paso más hacia la recuperación de la inversión en Atacama. El Presidente Sebastián Piñera nos pidió incentivar la inversión, pero una inversión de calidad y este proyecto cumple con aquellos requisitos, porque es una planta que está hecha y va a ser construida con los más altos estándares de calidad, de respeto al medio ambiente y a las comunidades, y va a ser además, una fuente de mano de obra”.