Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Simples prácticas garantizan un buen muestreo, afirma especialista

Simples prácticas garantizan un buen muestreo, afirma especialista

Configuración de accesorios externos ayuda a asegurar la calidad del muestreo.



Por Christian Vilches G.
Especialista en Muestreadores Automáticos
Dilaco S.A.  

Actualmente, existen buenas y sencillas prácticas de trabajo aplicables a programas de muestreo automático. Éstas, si son bien aplicadas por el operador, pueden ser muy útiles a la hora de garantizar la validez de los procedimientos.  

De esta forma, podemos encontrar que cada equipo cuenta con múltiples opciones de activación y configuración de sensores y accesorios externos, que aseguran la ejecución correcta de la tarea y, sobre todo, validan la representatividad del objetivo a medir.

Uno de estos instrumentos es el muestreador automático (foto principal), que es portátil, refrigerado y sirve para todo clima. En su sistema incorpora un sensor de líquidos para detectar la presencia o ausencia de estos elementos en la entrada de la bomba peristáltica.  El sensor se sitúa en la parte frontal de la carcasa del muestreador y proporciona cuatro beneficios básicos:

-Volúmenes de muestra precisos y repetitivos.
-Pre-enjuague del tubo de admisión.
-Reintento del muestreo cuando no hay muestra.
-Constancia de la captura o pérdida de la muestra en el registro del equipo.

Al desconectar el sensor de nivel de líquido, el equipo toma muestras por rotación del sistema de bombeo, en función de la calibración manual de éste. Si en el punto de toma de muestra no existiera flujo, en el registro quedará que sí hubo una muestra, pero en nuestra colección tendremos botellas vacías y en un programa de 24 horas la omisión de una muestra puede ser causante de la pérdida de todo el muestreo.

5
El sensor de líquido se sitúa en la parte frontal del muestreador.


Existe solo una condición de toma de muestra en que se recomienda desactivar el sensor de líquido. Esto es cuando el flujo pasa en altura por sobre el equipo de muestreo. En ese caso, el remanente de la muestra que quede en la línea de succión será considerado por el sensor como una muestra completa y el resultado obtenido será un volumen menor en la botella objetivo.

Sondas de medición

Otro aspecto importante en la operación de muestreo es el manejo de las sondas de medición de caudal y de las sondas de pH/T. Las primeras, ampliamente usadas, requieren de cierto conocimiento para obtener una buena medición y el rendimiento más óptimo.

Las más utilizadas en los equipos de muestreo son las sondas de efecto doppler con transductor de presión, que requieren en su instalación cumplir con algunos criterios básicos, tales como:


1.    Cumplir con la distancia mínima entre interferencias hidráulicas (codos, uniones caídas, cambios de diámetro, etc.). Se recomienda instalar la sonda de caudal a 5 alturas máximas aguas arriba antes de la interferencia y 10 aguas abajo después de ésta.

 3


2.    En un desagüe, situar el sensor al menos a 5 veces de la máxima altura h esperada aguas arriba del desagüe o salida.

1
 

3.    En caídas verticales de un canal a otro, situar el sensor al menos a 5 veces del máximo nivel esperado aguas arriba antes de la caída vertical. Poner el sensor al menos a 10 veces del máximo nivel esperado aguas abajo después de la caída vertical.
   
2 

Adicionalmente, se recomienda no instalar más de una sonda en un mismo punto específico. Ello, pues varios dispositivos juntos crearían flujos turbulentos y/o las señales de sonidos se influirían recíprocamente, lo que reportaría velocidades falsas o ceros desajustados en los datos.

Por otro lado, la interacción entre dos sensores invalidaría los datos provenientes de sus respectivas sondas.

No obstante, si fuera necesario instalar más de una sonda en el flujo de corriente, es necesario asegurarse de que estén separadas por al menos una distancia superior a 10 veces el diámetro de la tubería o a 10 alturas máximas, si es que éstas están en un canal abierto.

En el caso de las sondas de pH/T, las que utilizan en muestreo operan en casi toda la escala de medición de pH. Por esto, la calibración debe efectuarse cada vez que se realice un programa de toma de muestras.

 6

4
Las sondas de medición son fundamentales para un buen muestreo.


Respecto al equipo muestreador, en las opciones de calibración, es recomendable ajustar primero la temperatura con un termómetro calibrado externo y luego calibrar el pH con los dos buffer o soluciones tampón certificados. Generalmente, se usan los buffer pH 4 y buffer pH 10, para luego verificar con el buffer pH 7.

Estas simples prácticas pueden ayudar a garantizar buenos resultados en los procesos de muestreo, de manera de asegurar que la muestra y el dato sean lo más representativo del punto de muestra.