Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Industria sanitaria invertirá US$700 millones en cinco años por el cambio climático

Industria sanitaria invertirá US$700 millones en cinco años por el cambio climático

Entre las obras a construir destacan pozos profundos en la RM y una planta desaladora en Coquimbo.



Miércoles 18 de diciembre de 2019.- Inversiones por US$700 millones deberán concretar las empresas sanitarias en los próximos cinco años, con el objetivo de dar mayor resiliencia al suministro de agua potable ante los efectos derivados del cambio climático.

Así lo anunció ayer el Ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, en el marco de la presentación de los proyectos que liderarán la Agenda 2030, con miras a fortalecer el sector.

Según informó La Tercera, el superintendente (S) de Servicios Sanitarios, Jorge Rivas, explicó que una parte importante de ese monto se desembolsará en los siguientes dos años.

Entre los proyectos prioritarios, Rivas destacó la construcción en la Región Metropolitana de pozos de mayor profundidad para captar agua desde acuíferos; en el Gran Valparaíso, desde enero, la construcción de una tubería que unirá el embalse Los Aromos con una planta de tratamiento de agua potable; y nuevos pozos subterráneos en Rancagua. También está contemplada la construcción de una planta desaladora en la Región de Coquimbo.

Adicional a esta inversión, se desembolsarán $350 mil millones en sistemas APR (Agua Potable Rural) entre 2019-2022. Unos $135 mil millones serán destinados a 169 sistemas nuevos y $215 mil millones en mejoramientos y ampliaciones de otros 254 sistemas.

Proyecto de ley

En tanto, este mes se enviaría el proyecto de ley que buscar modernizar la regulación del sector sanitario. “Ya está en sus últimos planes dentro del Ejecutivo, se encuentra en el Ministerio de Hacienda. Es un proyecto muy importante porque enfrenta esta escasez hídrica con una nueva regulación”, dijo Moreno al respecto.

Dentro de los principales ejes del proyecto, destaca una baja de la rentabilidad mínima, del 7% a 6%, aunque el ministro no entró en detalles si esto sólo regirá a las nuevas inversiones o también en las actuales.

También se quiere dar mayores atribuciones a la SISS y aumentar las multas. “Hay que mantener los buenos índices que tiene la industria sanitaria en Chile, pero también mejorar aquellos que no son tan buenos”, concluyó.