Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Silencio en las Plantas

Silencio en las Plantas

Sistemas de control de ruido aplicados en plantas forestales.

Como el uso de siglas o abreviaciones se ha ido extendiendo en el tiempo, le presentamos una de las tantas que existen: OSB. ¿La conoce? Si forma parte o tiene conocimientos de la industria forestal es probable que sí, de lo contrario es muy improbable que dé con la respuesta.

OSB es la abreviación de Oriented Strand Board, un tipo de tablero formado por hojuelas o virutas de madera orientadas en 3 capas perpendiculares entre sí, mezcladas con adhesivos fenólicos y de poliuretano prensados a alta temperatura y presión.

Recomendado para uso estructural en muros, pisos, techos y cierres perimetrales, ha ido ganando cada vez más espacio en la construcción de viviendas en Chile y Latinoamérica. Su mayor empleo es avalado por un menor uso de agua en comparación con el hormigón, mayor rapidez y menor empleo de mano de obra.

De acuerdo a cifras del Instituto Forestal, más de 4.215 toneladas de tableros OSB exportó nuestro país durante el 2016.

Control del Ruido

La principal instalación que los fabrica en Chile se ubica en la comuna de Panguipulli, en la Región de los Ríos, la cual durante el 2017 pondrá en marcha una importante ampliación de su capacidad de producción, que es en base a especies forestales nativas (como roble, raulí y coigüe) y exóticas (pino, eucaliptus y otras).

Para hacer viable su crecimiento, la instalación productiva ha debido implementar una serie de tecnologías para minimizar las externalidades ambientales negativas. Un grupo de ellas apunta al control del ruido. En ese contexto, el estudio de impacto acústico del proyecto propuso implementar las siguientes soluciones para lograr tal objetivo:

•    Paneles para encierros y cabinas de control

Generan una aislación teórica por sobre los 25 dBA y pueden ser paneles de OSB y planchas de acero.

El citado estudio propone la instalación de material fonoabsorbente en el interior de encierros, ya que las reflexiones en su interior elevan el nivel de ruido generado. Y de ser necesario, por razones de ventilación, se debe implementar un sistema de ventilación debidamente insonorizado.

Para las necesarias entradas y salidas de aire del encierro se recomienda instalar silenciadores que reduzcan el efecto negativo sobre el aislamiento acústico total de dichas aberturas. “Se deben construir silenciadores del tipo resistivo (tipo splitter) para obtener una buena pérdida por inserción (cercana a 20 dBA). Los silenciadores estarán conformados por una serie de canales o conductos entre bafles de material absorbente”, señala el informe.

Agrega que las dimensiones definitivas de las entradas y salidas de aire se establecen en base a los requerimientos de flujo, recomendándose que en lo posible las velocidades de flujo en los silenciadores no sean demasiado altas (inferiores a 10 m/s).

Cabe destacar que la elección del material exterior del silenciador no tiene mayores efectos acústicos, pudiendo utilizarse acero, fibrocemento, madera u otro.

•    Diseño de puertas al exterior o encierros

En este caso los encierros se ubican hacia el lado opuesto a la fuente de ruido de mayor nivel y se componen de planchas de acero separadas por una distancia menor y soportada por un bastidor rígido del mismo material. El interior se rellena con lana mineral o de vidrio pegada a uno de los lados internos. Estos materiales posibilitan la absorción, evitando posibles resonancias en la cavidad.

El cierre de la puerta debe permitir una adecuada hermeticidad. Para esto se colocan tiras de elastómeros en todo el perímetro del marco de la puerta.

Lea este artículo completo en InduAmbiente N° 146 (mayo-junio 2017), págs. 14-16.