Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

En noviembre formalizarán a ejecutivos de ENAP por contaminación en Quintero

En noviembre formalizarán a ejecutivos de ENAP por contaminación en Quintero

Ministerio Público acreditó responsabilidad de la estatal en emanaciones por la descarga de crudo iraní.



Lunes 7 de octubre de 2019.- Este fin de semana se conoció que seis ejecutivos de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) serán formalizados a petición de la Fiscalía Regional del Biobío por los episodios de contaminación ocurridos el 4 y 21 de agosto del año pasado en Quintero-Puchuncaví y en Talcahuano, hechos que habrían llevado a que 1.370 personas resultaran intoxicadas.

Según informó hoy Biobio.cl, la formalización fue fijada para el 14 de noviembre. En esa línea, la magistrada Antonia Godoy Medina, del Juzgado de Garantía de Talcahuano, estableció esa fecha para la sesión en que se formularán delitos contra el medio ambiente a: Edmundo Piraíno, gerente de ENAP Refinerías en Aconcagua; Alberto Hillerns, gerente de ENAP Refinerías Biobío; Patricia Cabalá, jefa del Departamento de Operaciones de la compañía en la región del Biobío; Juan Pablo Rhodes, jefe del terminal marítimo de ENAP-Quintero; Jorge Farías, jefe del área marítima de ENAP, y Carlos Lizana, jefe del área terrestre del terminal marítimo de la firma en Quintero. Además, será formalizado Joseph Darlington, capitán de marina mercante de una empresa que prestó servicios a ENAP.

Tras más de un año de investigación, el Ministerio Público acreditó la responsabilidad de ENAP en la generación de emanaciones tóxicas que forzaron la evacuación, en Talcahuano en agosto del año pasado, del Mall Plaza El Trébol y la Clínica BioBío. Y, posteriormente, habría provocado la intoxicación masiva de habitantes en las comunas de Quintero y Puchuncaví, en la región de Valparaíso.
 
En el marco de las pesquisas, la Brigada de Delitos Ambientales (Bidema) de la PDI entregó informes a la fiscalía que indican que los eventos se habrían originado en ambas localidades por la transferencia de un cargamento de crudo del tipo “iranian heavy”, que posee con altas concentraciones de ácido sulfhídrico (H2S). El hidrocarburo se descargó en los terminales de ENAP en San Vicente, región del Biobío, y luego en el de Quintero.

De acuerdo a la policía civil, el alto contenido de H2S “contribuyó a la emergencia que se suscitó en agosto de 2018”, pues desde las instalaciones de la empresa emanaron olores que fueron perceptibles por trabajadores y funcionarios, lo que coincidió con el período de drenaje del crudo.

Luego del anuncio del Ministerio Público, Cristián Muga, abogado de los ejecutivos de ENAP, señaló que la formalización “era una noticia esperable, aunque injustificada”.

Añadió que esta decisión “nos dará la oportunidad de demostrar que a los trabajadores y ejecutivos de la empresa se les imputa responsabilidad por hechos que tienen otras causas y que no guardan relación con la operación de descarga y tratamiento del crudo iraní”. La empresa, en tanto, señaló que “reitera su convicción de que sus procesos se han realizado correctamente y que no tiene responsabilidad en los episodios de Talcahuano y Quintero”.

La investigación es dirigida por la fiscal regional del Biobío, Marcela Cartagena, quien trabajó asesorada por la persecutora especialista en delitos medioambientales Ana María Aldana.

Hernán Ramírez, investigador asociado de Fundación Terram y representante de los vecinos de Quintero y Puchuncaví, aseguró que con esta audiencia “se podría comenzar a hacer justicia para la comunidad”, añadiendo que las empresas que integran el parque industrial emplazado en esa zona "deben ajustar sus protocolos de operación”.