Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

El cambio climático estaría afectando el crecimiento de los bosques de roble

El cambio climático estaría afectando el crecimiento de los bosques de roble

Estudio del Instituto Forestal revela que reducción de las precipitaciones es el principal factor de incidencia.



Martes 15 de septiembre de 2020.- El aumento de las temperaturas y especialmente la disminución de las precipitaciones estarían afectando negativamente el crecimiento de los bosques de roble entre las regiones de Maule y Los Ríos. Es lo que se concluye de los primeros resultados que arroja el proyecto “Evaluación de los efectos de la reducción en las precipitaciones y la megasequía sobre el funcionamiento y productividad de los bosques de Nothofagus obliqua a lo largo de su distribución”, financiado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID) y que ejecuta el Instituto Forestal (INFOR), organismo adscrito al Ministerio de Agricultura.

El estudio tiene por objetivo evaluar la relación entre el clima (precipitaciones y temperaturas) y el crecimiento de los bosques de roble, para lo cual se instalaron parcelas de 1000 m2 (50x20m) y se colectaron tarugos de crecimiento en nueve sitios con renovales de roble desde el Maule a Los Ríos, donde está presente la especie.

La investigadora de Infor, Dra. Rocío Urrutia, quien lidera la iniciativa, expuso estos primeros resultados del proyecto a investigadores y silvicultores de Los Ríos, donde detalló que “el crecimiento de los renovales (bosque joven) de roble en todos los sitios estudiados está relacionado positivamente con la precipitación y que la estacionalidad de esta relación varía de norte a sur. Así, mientras más lluvia cae durante el año en El Maule, más crecen los robles, en tanto que en Los Ríos la lluvia de verano es la que más influye en el crecimiento”, detalló Urrutia.

También se evaluó la resiliencia del crecimiento de la especie a las sequías ocurridas durante las últimas décadas. La profesional dijo al respecto que se encontró que los robles del Maule, así como los que crecen en los mejores sitios de Los Ríos, son los que mejor pueden recuperar su crecimiento después de un evento de sequía (más resilientes). Es decir, para determinar cuáles bosques son más tolerantes a las sequías, no sólo importa evaluar en qué clima crecen, sino las condiciones específicas del sitio donde están creciendo.

“Por otra parte, el aumento de las temperaturas máximas en verano afecta negativamente el crecimiento de roble en la mayoría de las regiones que se estudiaron, por lo que es esperable que las condiciones más secas y calurosas que estamos experimentando traigan consecuencias negativas para la productividad de la especie”, explicó la investigadora de INFOR.

Para aserrío y astillas

Cabe destacar que el roble es una especie nativa que se destina principalmente a la industria del aserrío y también para la producción de astillas.

Para Helmut Keim, silvicultor y representante de la rama de Bosque Nativo de la Corporación Chilena de la Madera (Corma), los resultados presentados por Infor son muy interesantes y valiosos, ya que “no es fácil observar los efectos del cambio climático sobre el bosque nativo, por cuanto es un fenómeno gradual. Lo que sí hemos podido observar son los efectos de eventos climáticos extremos sobre los bosques. En particular, períodos de muy altas temperaturas, generalmente asociadas a escasez de precipitaciones en verano, han causado mortalidad de grupos de árboles adultos e igualmente decoloración temprana de follaje a finales del verano. Igualmente se observan otros fenómenos que no he podido adjudicar a una causa específica, como muertes de árboles adultos individuales de roble y una menor tasa de semillación de raulí”, apuntó.

Entre las medidas que están tomando como silvicultores en este escenario de cambio climático, Helmut Keim señala que se han concentrado en el manejo de las especies objetivo según sitio. “Esto significa que, considerando una disminución futura de precipitaciones y un aumento de las temperaturas, cada especie o asociación de especies ocupen los sitios adecuados”, explicó.

Finalmente, la Dra. Urrutia explicó que la relación entre el clima y el crecimiento de los bosques es muy relevante, ya que diversos estudios demuestran que el cambio climático y la escasez hídrica están causando una disminución en el crecimiento de muchas especies de árboles y que esta reducción es una antesala de la mortalidad en estos bosques y que los resultados finales del estudio estarán disponibles a fines de 2020.