Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Ruido Confinado

Ruido Confinado

Menos ruido ambiental en la cuarentena constató red de monitoreo del MMA en la RM, Valparaíso y Concepción.



El confinamiento de la población en sus viviendas para evitar los contagios de Covid-19 ha tenido algunas consecuencias positivas desde el punto de vista medioambiental. Una de ellas es la notoria disminución del ruido en las ciudades, lo que tiene directa relación con la menor circulación de personas y automóviles en las calles y la suspensión de numerosas actividades.

Así lo constató recientemente el Ministerio del Medio Ambiente (MMA), a través de su red de monitoreo de ruido ambiental que opera en las regiones Metropolitana, de Valparaíso y Biobío. Entre sus resultados destacan rebajas de 75% y 35% en el ruido nocturno y diurno, respectivamente, en el centro de Santiago, en relación a un escenario normal; y niveles de decibeles (dBA) aceptables en las zonas residenciales.

Como es lógico, eso sí, las proyecciones advierten un alza en las mediciones a medida que avance el desconfinamiento.

Reducciones en Cuarentena

La mencionada red de monitoreo de ruido ambiental se puso en marcha en noviembre de 2018, con siete estaciones ubicadas en la capital. En agosto pasado el sistema se extendió a 14, tras sumar tres puntos de medición en la zona metropolitana, dos en la Región de Valparaíso y otros dos en el Biobío. Los sonómetros se ubican en lugares donde se registran niveles de ruido representativos de los tipos de vías presentes en Santiago, Valparaíso, Viña del Mar y Concepción (ver tabla adjunta), y de la población expuesta a dichos niveles.

"Este proyecto busca levantar información con el fin de gestionar el control de ruido ambiental en las ciudades, generando conciencia e información para la ciudadanía", apunta Igor Valdebenito, Jefe del Departamento de Ruido, Lumínica y Olores del MMA.

Las estaciones miden de forma continua y en tiempo real los niveles de ruido urbano que, según numerosos estudios, en más de un 70% es generado por el transporte vehicular. Así lo ha confirmado también el monitoreo realizado durante periodo de cuarentena (agosto) y transición (septiembre), cuyos principales resultados se describen a continuación.

• Región Metropolitana:

En la estación ubicada en la Alameda, se ha detectado una reducción de 75% en los niveles de ruido durante la noche comparado con un período normal (año 2019), lo que se atribuye al toque de queda vigente durante la pandemia. En el mismo punto, durante el día, la baja fue de 35%.

Estas diferencias se reflejan en los niveles equivalentes (Leq) registrados durante un ciclo diario completo, para cada hora, en situación de normalidad y estado de confinamiento 2020 (Ver gráfico 1).

Ruido confinado-Graf 1
Pese a esta mejora, en las estaciones emplazadas en áreas con alto tránsito de transporte público, los niveles de ruido en cuarentena han superado, en algunas mediciones, los estándares definidos por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) como "aceptables": menos de 65 dBA para el periodo diurno (7:00 a 23:00 horas) y de 55 dBA para el nocturno (23:00 a 7:00 horas). En ese contexto, las cifras más altas se presentaron en la estación ubicada en Autopista Central, con 75,5 dBA en el día y 67,9 dBA en la noche.

"Las mediciones realizadas durante la pandemia en Santiago reafirman que la locomoción colectiva es una variable predominante en el ruido ambiental de la ciudad", apunta Valdebenito. El especialista añade que estos datos concuerdan con las conclusiones obtenidas por el Ministerio del Medio Ambiente a partir del monitoreo realizado en la capital en 2019, las cuales advierten sobre altos niveles de ruido permanente en vías con gran carga de transporte público, frente a las que viven unas 250.000 personas. De hecho, los antecedentes del año pasado indican que en ninguna estación ubicada en estas zonas los niveles acústicos cumplían con los estándares "aceptables" de la OCDE y que algunos buses de locomoción colectiva con mantención deficiente duplicaban la emisión de ruido en una vía.

Por el contrario, el seguimiento realizado durante 2020 en las zonas residenciales de Santiago registró niveles de ruido que sí están bajo los parámetros considerados apropiados a nivel internacional.

El gráfico 2 muestra los valores acumulados durante septiembre en las diez estaciones de la RM.

Ruido confinado-Graf 2
• Regiones de Valparaíso y Biobío:

En regiones la situación es similar. Los niveles medidos en vías con alto tránsito vehicular presentan cifras acumuladas por sobre los 65 dBA para el día y mayores a 55 dBA durante la noche. En las zonas residenciales, en tanto, se cumplen los estándares OCDE, registrándose el valor acumulado más bajo en la estación Concepción Barrio Norte, con 51,5 dBA en periodo nocturno.

El gráfico 3 permite apreciar el panorama descrito.

Ruido confinado-Graf 3
Proyecciones

Comparando los datos obtenidos por la red de monitoreo durante la cuarentena con un escenario de normalidad (año 2019), en el Ministerio del Medio Ambiente prevén que los niveles de ruido aumentarán a medida que avance el desconfinamiento. De hecho, al 15 de septiembre, los niveles de ruido ya habían aumentado en un 10% con el avance de cuarentena total a fase de transición, en algunas comunas, tal como se puede ver en el gráfico 4.

Ruido confinado-Graf 4
Frente a ese escenario, la Ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, señala: "No queremos que con el desconfinamiento vuelva el ruido a Santiago. Por ello nos estamos haciendo cargo, empujando la electromovilidad y avanzando en normativas para reducir el ruido".

En ese contexto, Igor Valdebenito comenta que la ampliación de la red de monitoreo apunta a tres objetivos específicos:

• Identificar la reducción de ruido asociada al recambio de buses de locomoción colectiva del sistema RED, donde la incorporación de buses eléctricos ya está haciendo un aporte relevante a la descontaminación acústica.

• Evaluar la efectividad de las normas de emisión de ruido vigentes para fuentes móviles: el Decreto Supremo (D.S.) 29/17 que rige para buses de locomoción colectiva y el D.S. 7/2015 para vehículos livianos, medianos y motocicletas.

• Generar información para diseñar y elaborar una Norma Primaria de Calidad de Ruido Ambiental. "Esto implica definir los niveles de ruido que debiéramos mantener en nuestras ciudades para proteger la salud de la población. Ese es un desafío enorme, pero gracias a esta red de monitoreo ya estamos generando los antecedentes necesarios para empezar este proceso", concluye Igor Valdebenito.

Artículo publicado en InduAmbiente N° 166 (septiembre-octubre 2020), págs. 36 a 39.