Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Pertinencias bajo la Lupa

Pertinencias bajo la Lupa

¿Cómo mejorar el funcionamiento de las pertinencias de ingreso al SEIA?



¿Debo presentar mi proyecto al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA)? Esa es una cuestión esencial que toda empresa debe tener claro cuando pretende ejecutar o modificar una actividad susceptible de generar impactos en el entorno natural y humano. En la mayor parte de los casos, la respuesta se encuentra en el artículo 10 de la Ley 19.300 sobre Bases del Medio Ambiente (modificado por el Artículo Primero, N° 7, de la Ley 20.417), donde se definen las tipologías de proyectos o actividades que se deben someter a calificación, y en el artículo 3 del Reglamento del SEIA (D.S. N° 40/12 del Ministerio del Medio Ambiente) que las detalla. Como también en el artículo 2, letra g) del mencionado Reglamento, en el que se define “cuando se entenderá que un proyecto o actividad sufre cambios de consideración”.

No obstante ello, no son pocos los titulares de proyectos de inversión que manifiestan dudas al respecto, las cuales -de acuerdo a la legislación vigente- se pueden resolver a través de una “consulta de pertinencia” a la autoridad ambiental correspondiente, de manera de evitar eventuales sanciones por elusión.

A lo largo de los años, estas solicitudes han estado expuestas a diversos cuestionamientos provenientes de distintos sectores. Mientras algunos proponentes reclaman, por ejemplo, que no hay plazos definidos para recibir una respuesta y los criterios de las autoridades para resolverlas son dispares; desde el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) advierten que se han convertido en una “cuasi evaluación” que debiera simplificarse sin que esto implique “manga ancha” en el resguardo medioambiental. Otros, en tanto, sostienen que hay quienes tratan de “aprovechar” las pertinencias para evadir los controles ambientales, considerando que en este procedimiento el ingreso al SEIA depende de la valoración subjetiva de la autoridad de turno.

Sobre ese escenario, el Director Ejecutivo del SEA, Hernán Brücher, y representantes de consultoras que habitualmente asesoran a los titulares de proyectos en esta tramitación, analizan el panorama y plantean algunas opciones para mejorar el funcionamiento de estos actos administrativos.

Aspectos Generales

Considerando lo señalado en el artículo 26 del Reglamento del SEIA, una consulta de pertinencia se puede definir como aquella petición de un proponente al Director Regional o al Director Ejecutivo del SEA, según corresponda, para que dicha autoridad indique si la ejecución o modificación de un proyecto o actividad debe someterse a evaluación ambiental. La solicitud se debe presentar ante la Dirección Regional del SEA que corresponda al lugar donde se ejecutará el proyecto o ante la Dirección Ejecutiva del mismo Servicio en caso que el eventual impacto alcance a zonas situadas en dos o más regiones.

La respuesta debe comunicarse al titular y también a la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) para que, cuando corresponda, ésta requiera el ingreso al SEIA. Sin embargo, estas resoluciones no son vinculantes para la fiscalización, vale decir, la SMA podría exigir por ejemplo a un titular someter una determinada actividad o proyecto a evaluación ambiental aunque éste cuente con una resolución de pertinencia que indique lo contrario. Ése es uno de los aspectos que el Gobierno pretende corregir mediante el proyecto de Ley de reforma al SEIA que se discute en el Congreso y otros ajustes al Reglamento.

Hernán Brücher comenta que “las consultas de pertinencia han tenido una evolución desde la simple ‘carta’ que se hacía antes del año 2010 hasta unas ‘cuasi-evaluaciones’ que se presentan hoy en día”.

Lea este artículo completo en InduAmbiente 156 (enero-febrero 2019), páginas 58 a 62.