Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

¡Peligros en el Campo!

¡Peligros en el Campo!

Consejos para evitar riesgos laborales en trabajadores agrícolas.



Trabajar al aire libre es el anhelo de muchas personas. Llevarlo a la práctica tiene varias ventajas, pero que en el periodo primavera-verano suma una gran contra si no se adoptan los resguardos necesarios: la exposición permanente a la alta radiación ultravioleta (UV) procedente del sol.

Es la que deben evitar, por ejemplo, los operarios agrícolas, que en estos meses se multiplican en los campos chilenos por las labores de cosecha. Es una actividad en la que se emplean últimamente muchos extranjeros, sobre todo haitianos, por lo que las autoridades han debido confeccionar cartillas en su idioma nativo, créole, para informarles respecto a las exigencias que deben cumplir las empresas para proteger a su personal.

Quienes se desempeñan en el campo también están expuestos a otras condiciones de riesgo: accidentes fatales o graves, especialmente por caídas de altura; enfermedades profesionales; exposición a plaguicidas de uso doméstico e industrial; y trastornos músculo-esqueléticos, principalmente.

Protección UV

La autoridad fiscalizadora prioriza en esta época del año el cumplimiento del D.S 158/2015 y su reglamento sobre condiciones para la seguridad sanitaria de las personas en la aplicación terrestre de plaguicidas agrícolas; y del Decreto N° 97 sobre la radiación UV de origen solar, que entrega las directrices orientadoras tanto para la identificación, evaluación y cuantificación del riesgo de la radiación UV de origen solar, como las medidas de control ingenieriles, administrativas y de elementos de protección personal implementadas por los empleadores en conjunto con los organismos administradores.

La trabajadora agrícola Catalina Pérez resalta el autocuidado que hay que tener en este tipo de faenas, especialmente para resguardarse de la radiación UV: “Muchas veces los trabajadores por hacer las cosas rápido no se colocan bloqueador solar. Y esto es algo que no demora mucho tiempo si lo hacemos de manera rutinaria, además que los bloqueadores los proporciona el empleador”.

Las personas expuestas de manera constante a la radiación UV pueden desarrollar, en el corto y largo plazo, lesiones o alteraciones, principalmente en ojos y piel, que van desde quemaduras solares (queratitis actínica) y alteraciones de la respuesta inmune, hasta fotoenvejecimiento, tumores malignos de piel y cataratas a nivel ocular.

Los empleadores deben cumplir diversas medidas descritas en las normativas de salud sobre este tema. Las más relevantes son:

- Utilizar elementos naturales o artificiales para producir sombra en lugares públicos y de trabajo.
- Mantenerse informados respecto de los niveles de radiación UV que aparecen en la página web de la Dirección Meteorológica de Chile, para calendarizar y programar horarios de trabajo, según el riesgo y exposición a la radiación UV, publicándolos diariamente en el lugar de las faenas.
- Proveer a sus empleados de elementos de protección personal como anteojos con protección UV, gorros o cascos con viseras de ala ancha y cubrenuca. También ropa manga larga y cuello de tipo redondo, pantalón largo, con material permeable para evitar la sobrecarga térmica, y que sea seca y holgada.
- Entregar protector solar en crema con un factor de protección solar igual o mayor a 30.

Lea este artículo completo en InduAmbiente n° 155 (noviembre-diciembre 2018), páginas 80 a 82.