Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Desafíos para la Ingeniería en la Economía Circular

Sebastián Videla



Videla 155X155
Consultor Ambiental

Cuando se hace referencia a la Economía Circular (EC) suele no existir un acuerdo sobre su contenido. Julian Kirchherr et al. (2017) encontraron 114 definiciones con bastantes diferencias entre ellas, pero finalmente se ha ido acotando el término para referirse a una economía que persigue básicamente dos objetivos: no generación de residuos y una vida útil prolongada de los productos. Para ello, según la Fundación Ellen MacArthur, se deben respetar tres principios: diseño sin residuos, construir resiliencia a través de la diversidad y, obtener energía a partir de recursos renovables.

Con esta visión de la EC cabe preguntarse cómo puede la ingeniería aportar a su desarrollo. Parte de esta respuesta ha sido planteada por S. Avraamidou et al. (2020), que plantea los desafíos de la Ingeniería de Sistemas de Proceso, con referencia a la Cadena de Suministros que va desde la producción al consumo. Para ello se señala la necesidad de producir con reducción de materiales, menor uso de recursos naturales, aumento de energías renovables, fuerte reducción de emisiones y mayor vida útil de los bienes generados. Para esto, los ingenieros tenemos una batería de herramientas, tales como la optimización de múltiples objetivos que permiten una evaluación de sistemas complejos; el uso de modelos y métodos cuantitativos como los que permiten analizar el metabolismo urbano y evaluar alternativas asumiendo diversos escenarios; el diseño 3D donde cabe observar efectos multidimensionales de proyectos, y el tradicional enfoque de balances de materia y energía, muy útil para la aplicación del principio R (reducir, reusar, reciclar, remanufacturar, entre otras Rs).

Cabe aclarar que es común en Chile que se confunda EC con reciclar, pero éste es solo un objetivo dentro de muchos, sin dudas muy prioritario en fases iniciales de desarrollo de sistemas no lineales. Atendiendo a la larga lista de opciones que se abren para el diseño y la operación de sistemas de la EC, la ingeniería tiene un futuro muy promisorio para este desarrollo. Creemos que debería ser prioridad de la educación en ingeniería fortalecer esta orientación hacia proyectos sustentables, que sean válidos social, ambiental, técnica y económicamente. Hay un desafío abierto para diseños de productos, procesos y en general sistemas desde la micro a la mega escala para mejorar nuestro desempeño en el manejo y gestión de recursos naturales y medio ambiente.

De esta forma, los nuevos profesionales podrán aportar la tecnología requerida para la EC.

Columna publicada en InduAmbiente N° 162 (enero-febrero 2020), pág. 34.