Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Advierten que el aumento del ruido subacuático está alterando la vida de la fauna marina

Advierten que el aumento del ruido subacuático está alterando la vida de la fauna marina

Seminario organizado por el Ministerio del Medio Ambiente reunió a expertos de universidades, organismos de investigación y el sector público.



Viernes 3 de mayo de 2019.- En los últimos 60 años y producto de la actividad humana y el tráfico marítimo los niveles de ruido submarino se han duplicado, afectando la calidad de vida de diversas especies. Entre ellas, delfines y ballenas.

Así, efectos tales como desorientación, pérdida auditiva, varamientos e incluso la muerte, están entre los impactos que la contaminación acústica puede generar en el medio marino.

En ese contexto, el Ministerio del Medio Ambiente (MMA) hoy realizó el 19° Seminario de Ruido Ambiental. El encuentro, que se efectúa desde 1995, en su última versión abordó el ruido submarino y sus impactos sobre la fauna marina, reconociéndolo como una problemática ambiental emergente en Chile y el mundo.

Por parte del MMA, intervino Igor Valdebenito (en la foto), jefe del Departamento de Ruido, Olores y Lumínica. En su exposición, señaló que en el océano, las ballenas y otras especies dependen del sonido para desarrollar actividades como el apareamiento, búsqueda de alimento, migración o defensa. “Sin embargo, el aumento del ruido submarino, producto de la actividad humana, está alterando la vida de la fauna marina”, advirtió.

A nivel mundial, la fuente de ruido submarino más común es el tráfico marítimo. Pero, al mismo tiempo, existen otras causas, como las faenas de construcción, tronaduras o exploración de gas y petróleo.

Asimismo, los especialistas sostuvieron que el incremento sostenido en los niveles de ruido submarino registrado en las últimas décadas está vinculado al aumento del tráfico marítimo y a la existencia de embarcaciones con capacidad cada vez mayor.

Lo anterior se suma al hecho de que, actualmente, el 90% del intercambio comercial se desarrolla vía marítima, porcentaje que se incrementa año a año.

Igor Valdebenito afirmó que estudiar el ruido submarino “nos permitirá a avanzar en el desarrollo de políticas públicas para controlar y reducir los niveles de contaminación acústica, así como prevenir que zonas protegidas con baja actividad humana sean contaminadas en el futuro”.

En el seminario también participaron la Dra. Susannah J. Bucha, del Centro COPAS Sur-Austral de la Universidad de Concepción e investigadora invitada del Hole Oceanographic Institution de Estados Unidos; la Dra. Sonia Español-Jiménez, jefa de la Línea de Cetáceos de la Fundación Meri, y el Dr. Alfio Yori, de la Universidad Austral de Chile.