Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Precauciones en el Rajo

Precauciones en el Rajo

En faenas a rajo abierto deben identificarse y controlarse riesgos diversos.

El pasado 30 de abril, el destino de Franco Torrejón se selló para siempre. Como parte de sus labores en la mina Antucoya, de propiedad del holding Antofagasta Minerals, inspeccionaba una rotopala cuando imprevistamente se desprendió una de sus barandas y cayó decenas de metros. Falleció en el acto.

Más de un año y medio antes, en Minera Los Pelambres (MLP), otra faena a rajo abierto de propiedad del mismo conglomerado, Elena Ávila tuvo el infortunio de transformarse en la primera mujer en perder la vida en un accidente laboral minero. La trabajadora de 25 años conducía un camión tolva, en el sector de carguío hacia el botadero de las instalaciones extractivas de MPL, cuando al enfrentar una curva continuó su recorrido sin girar. Como consecuencia, la pesada máquina traspasó el pretil de contención del borde del camino y se desbarrancó desde una altura de 30 metros. También murió instantáneamente.

Aunque la tasa de fatalidad ha sido históricamente mucho mayor en minería subterránea, en el área de mina de las faenas a rajo abierto siguen produciéndose graves accidentes, algunos con resultado de muerte como los casos ya expuestos. Para identificar, prevenir y controlar los riesgos en estas operaciones, a continuación exponemos una serie de recomendaciones aportadas por la Mutual de Seguridad.    

Perforación y Tronadura

Para la explotación del rajo abierto se utiliza una flota de rodado compuesta por palas, camiones, perforadoras, equipos auxiliares de gran tamaño y peso, además de vehículos menores. El proceso se inicia con la perforación del banco y posterior tronadura.

- Perforación

En esta etapa existen los siguientes peligros con alto potencial: • Cable de alimentación de la máquina energizado con seis mil volts. • Caída a los pozos perforados. • Caída al bajar por escalera desde cabina del operador. • Atrapamiento con partes móviles (orugas, cadenas, poleas de cadenas de avance, tuberías y brocas de perforación). • Desmoronamiento desde banco. • Grietas en el sector a perforar.

Para controlar los riesgos fundamentalmente se requiere:

• Mover cables eléctricos con equipo de apoyo. • Manipular cables eléctricos con guantes dieléctricos. • Tener precaución al transitar en zona de pozos perforados. • Desde la cabina del equipo bajar de frente a la escalera. • No intervenir partes móviles y evitar usar ropa suelta. • Mantenerse atento. • Verificar antes, durante y después el terreno donde trabajó la perforadora. • Señalizar el área durante la perforación.

- Tronadura

El documento de la Mutual sindica a esta etapa como la de mayor potencial de peligrosidad. De ahí que el carguío de pozos con explosivos esté a cargo de personas especializadas y autorizadas, quienes deben aplicar correctamente los distintos procedimientos, como la restricción de la zona comprometida a través de señalética.

Peligros con alto potencial:

• Choque entre vehículos circulando en el sector de la malla de carguío. • Caída del cargador en tapado de pozos. • Atropello del ayudante por maniobras del cargador durante el tapado de pozos. • Ingresar con equipo auxiliar o vehículo a sector cargado con explosivo.

Para controlar el riesgo:

• Cargar correctamente los pozos. • Señalizar el área preparada con explosivos para la tronadura. • Verificar que en las zonas afectadas por la tronadura no permanezcan personas y equipos. • Conducir u operar equipos y vehículos con precaución.

Lea este artículo completo en InduAmbiente N° 140 (mayo-junio 2016).