Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Entre Vivir o Morir

Entre Vivir o Morir

Conozca medidas fundamentales para el manejo seguro de residuos mineros.

Prevención, autocuidado, seguridad. Tres conceptos que bien gestionados pueden marcar la diferencia entre la vida o la muerte en múltiples actividades humanas. Más aún en el ámbito del trabajo y, particularmente, en la industria minera, que por su naturaleza tiene asociados una serie de potenciales riesgos, los cuales suelen ser mayores en instalaciones de menor tamaño.

Por lo anterior, el Servicio de Geología y Minería, Sernageomin, elaboró una serie de guías de operación para la pequeña minería que aportan medidas generales de seguridad de acuerdo a las distintas etapas productivas de las faenas.

En base a uno de esos documentos, a continuación profundizamos sobre la gestión en seguridad vinculada al manejo de residuos mineros en operaciones de menor escala, o sea, cuya extracción subterránea o a rajo abierto y/o tratamiento de minerales es igual o inferior a 5.000 toneladas por mes.

Ahí se precisa, en primer lugar, que los residuos mineros “corresponden al material estéril de la explotación minera, y a los relaves o ripios de las plantas de tratamiento, según provengan de una operación de concentración o de lixiviación, respectivamente”.

Material Estéril de Mina

En pequeña minería, la disposición de estéril se realiza normalmente por descarga desde camión o cargador hacia un desnivel topográfico (quebrada) ubicada en las proximidades de la bocamina (minería subterránea) o rajo (minería a rajo abierto). La obra que se forma se denomina botadero de estéril. Las medidas generales de seguridad a adoptar son las siguientes:

• El borde del botadero de estéril debe implementarse con un cordón de seguridad del mismo material estéril, de una elevación correspondiente al 50% de la altura del neumático del equipo o vehículo que realiza la descarga.

• El piso cercano al borde del mismo debe inspeccionarse frecuentemente, para verificar que el sector donde se está trabajando no esté quebrado. Si así fuera, se debe informar al responsable de la faena para realizar trabajos de compactación y cambiar el punto de descarga.

• Su piso se mantendrá lo más parejo y compacto posible para que no queden desniveles pronunciados que puedan producir el volcamiento del camión o cargador mientras se maniobra y vacía la carga.

• Al llegar al sector del botadero, el conductor debe hacerlo a una velocidad prudente y teniendo como guía el cordón de seguridad, que en todo caso no debe usarse como freno.

• La operación de descarga (levantando y girando el balde del cargador, o levantando la tolva del camión), hay que hacerla de manera lenta hasta la descarga total del material estéril.

Disposición de Relaves

En una planta de concentración más del 95% del mineral procesado pasa a constituir el relave, que es la parte del mineral que se descarta por no tener valor económico. Este se maneja en forma de pulpa, que es una suspensión de sólido y agua, donde el sólido se presenta molido a un tamaño muy fino, inferior a 0,5 milímetros.

A nivel de pequeña minería, el relave se conduce a obras denominadas depósitos de relaves, y que pueden ser del tipo embalses o depósitos que se conocen también como tranques. Estos últimos, que son los más comunes, utilizan la parte gruesa de los relaves (arenas) para la construcción del muro perimetral, en tanto que la parte fina (lamas) se descarga en el interior de la obra.

Lea el artículo completo en Revista InduAmbiente N° 136, págs. 78-80.