Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Saneamiento Rural

Jacobo Homsi

Homsi grande

Gerente General Krisol
Director AIDIS Chile


En el actual estado del arte, la cobertura de tratamiento de aguas servidas en el área urbana del país es del 100%; en tanto que el saneamiento en la zona Rural, cuya población constituye un segmento del 10 a 15% de ésta, supera el 80% en suministro de agua potable y solamente el 15 a 20% en tratamiento de aguas servidas.

En el 2º Congreso Interamericano de Agua Potable y Saneamiento Rural realizado en Santiago a fines de abril de este año, una de las conclusiones relevantes decía relación con la necesidad de contar con una Institucionalidad establecida para el sector, de manera de abordar integralmente la prestación de los servicios de agua potable y de disposición de aguas servidas. Este aspecto ya ha sido ampliamente abordado en el país, y el Proyecto de Ley de Servicios Sanitarios Rurales se encuentra al momento en su fase final de tramitación.

Entre los aspectos de mayor importancia, los sistemas rurales deben cumplir con la normativa de emisión vigente cuando se genera una carga contaminante superior a la de 100 personas, lo que aplica a un gran segmento del sector rural. Adicionalmente, el cuerpo receptor de las descargas está constituido mayoritariamente por cuerpos de agua fluviales sin capacidad de dilución, lo que implica uno de los escenarios más restrictivos de la normativa vigente, difícilmente sostenible considerando las condiciones socioeconómicas y capacidad técnica del sector rural.

Las diferencias entre las condiciones de borde aplicables a los sectores urbano y rural han sido abordadas exitosamente en numerosos países del orbe, considerando una mirada específica para cada uno de ellos. De hecho, un expositor internacional en el II Congreso Interamericano de Agua Potable y Saneamiento Rural detalló como la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos flexibiliza sus requerimientos para el sector rural en los principales parámetros de interés.

En lo más inmediato, se torna imperioso revisar las implicancias asociadas a la aplicación de las actuales exigencias normativas de emisión en el sector Rural, y considerar las enormes ventajas que traería estimar un escenario específico para este segmento que abarca el 10 - 15% de la población total del país.

Una normativa de aplicación realista y sustentable en el tiempo debe necesariamente ser consistente con los aspectos y requerimientos propios del sector, especialmente ante la mayor precariedad técnica y limitaciones económicas del mismo.

Las instituciones directamente involucradas (DOH, SUBDERE, SISS, MINSAL, Ministerio del Medio Ambiente, Ministerio de Desarrollo Social, etc.) han mostrado su disposición a resolver consensualmente estos aspectos, y es ahora el momento preciso para hacerlo y recibir el Proyecto de Ley de Servicios Sanitarios Rurales que pronto verá la luz.

Columna publicada en InduAmbiente N° 143 (noviembre-diciembre 2016), pág. 99.